CSIF denuncia que un interno arranca de un mordisco la falange de un dedo a un funcionario en el CP de Quatre Camins
24 de Noviembre de 2021

CSIF denuncia que un interno arranca de un mordisco la falange de un dedo a un funcionario en el CP de Quatre Camins

Dos funcionarios más han sufrido lesiones leves

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que un interno arranca la falange de un dedo de un mordisco a un funcionario en el Centro Penitenciario de Quatre Camins (Barcelona).

Ocurría ayer por la tarde, en el DERT (Departamento Especial de Régimen Cerrado), cuando dos funcionarios trasladaban de celda al interno, clasificado en primer grado (régimen de aislamiento) por ser considerado muy peligroso. Este se revolvió y le mordió la mano, con el guante de protección puesto. Aún llevar el guante anticorte, el ataque ha sido tan agresivo que el funcionario ha perdido parte de la falange del dedo pulgar de la mano izquierda. Dos funcionarios más han sufrido lesiones leves durante la intervención.

Un nuevo episodio de agresión a funcionarios en las prisiones catalanas que deja claro que algo está pasando y que algo no está funcionando en el modelo penitenciario catalán.

Desde CSIF denuncian que “una vez más, esta y todas las agresiones se habrían podido evitar si los responsables del centro hubieran tomado las medidas de seguridad oportunas para frenar las continuas muestras de violencia de este interno y otros”.

En el mes de octubre, el mismo interno le arrancó la oreja a otro interno durante una pelea. En estas dos semanas que preceden a este incidente, el interno acumula una serie de partes por amenazas a funcionarias, escupitajos e insultos machistas hacia ellas pero los Servicios Penitenciarios no han hecho nada al respecto, ningún protocolo ni seguimiento.

Ante estos hechos ni el jefe de Unidad Especializada del DERT, que curiosamente le había autorizado un cambio de celda a un bloque menos regimental en la mañana de hoy, ni el equipo directivo, han sido capaces de establecer unas directrices claras para salvaguardar la integridad de los funcionarios/as de los cuales son responsables. “Todo en este centro es para y por los derechos de los internos. Los funcionarios, su seguridad, su salud y sus derechos están de más. Lo ocurrido hoy es un sin razón, es el fruto de la incompetencia manifiesta de un grupo de personas que han perdido el norte, el talante y la capacidad de dirigir un centro penitenciario”.

CSIF carga contra la dirección del centro que no facilitó una ambulancia al funcionario agredido y que tuvo que ser trasladado al hospital por un compañero. “Hay que tener poca vergüenza para no facilitar una ambulancia medicalizada al funcionario, para tratar la más que probable amputación de parte del dedo. Ha tenido que ser otro funcionario el que llevara, con su propio vehículo, al funcionario agredido al hospital con la parte del dedo amputada en un bote. Hay un protocolo de agresiones que han obviado en todo momento. El protocolo era claro, conducir al funcionario custodiado por las fuerzas del orden con la mayor celeridad posible. No ha sido así, queremos remarcar que esta negligencia por parte del equipo directivo debería tener consecuencias penales”.

CSIF exige el cese inmediato de todo el equipo directivo del Centro Penitenciario de Quatre Camins y exige a la consellera, a la Secretaria de Medidas Penales y al director general que den un paso al frente y dejen sin efecto, de manera inmediata, la circular 2/2021.

CSIF anuncia que va a llegar hasta las últimas consecuencias para defender los derechos de los trabajadores/as penitenciarios/as.

(Se adjunta comunicado de CSIF Prisiones)