CSIF reclama una nueva hoja de ruta con mejoras laborales: 35 horas, equiparación y recuperación de la estructura salarial previa al recorte de 2010
- Los empleados públicos se posicionan ante las Elecciones y avisan: El voto de 2,5 millones de trabajadores de las Administraciones y sus familias puede ser determinante
- Lamentamos que se use a los empleados públicos como arma arrojadiza en los debates televisivos sin analizar los problemas de fondo
26 de Abril de 2019
El presidente de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), Miguel Borra, reclamó hoy a los partidos políticos una nueva hoja de ruta que permita mejorar la calidad de los servicios públicos y las condiciones de las plantillas: 35 horas, equiparación salarial entre comunidades autónomas y Administración Central y recuperación de la estructura salarial previa al recorte de 2010.
CSIF convocó hoy a los medios de comunicación ante la necesidad de que también se hable de los empleados y las empleadas públicas en esta campaña electoral. El sindicato recuerda que el voto de los 2,5 millones de trabajadores y de sus familias puede ser determinante y demandan que se ponga encima de la mesa sus reivindicaciones, tras años de sacrificio.
En este sentido, CSIF lamenta que los líderes políticos, en los debates celebrados en televisión, hayan utilizado a los empleados públicos como arma arrojadiza, sin hacer un análisis serio sobre los problemas endémicos de nuestras administraciones.
Hablamos de nuestro personal sanitario, bomberos, administrativos, docentes, policías, las personas que gestionan las prestaciones de desempleo, las pensiones…
Desde nuestra independencia y el respeto a las opciones políticas que concurren a las elecciones, esperamos que de las urnas surja un gobierno estable que permita impulsar una nueva agenda de mejoras en nuestras administraciones y un pacto que nos permita desarrollar estos 10 ejes fundamentales:
- Profesionalizar la administración y garantizar su independencia; reducir los altos cargos, nombramientos a dedo y que se potencie el acceso por mérito y capacidad hasta los directores generales.
- Reforzar las competencias del Estado y los mecanismos de inspección para garantizar la igualdad; y garantizar que la lengua sea un mérito pero no un requisito.
- Un plan de recursos humanos a medio plazo frente a la avalancha de jubilaciones que se van a producir, que elimine la tasa de reposición y se refuercen las plantillas donde sea necesario (todavía arrastramos un déficit de 95.000 empleos).
- Agilizar las ofertas de empleo público y la estabilización de plazas interinas.
- Blindar los servicios públicos para evitar la tentación de nuevas privatizaciones.
- Garantizar una financiación pública de la educación y la sanidad, hasta un 7 por ciento del PIB.
- Eliminar la brecha salarial, garantizar la paridad, y desarrollar los protocolos contra el acoso y la violencia de género; Permiso de paternidad de 20 semanas en 2020 (como en Andalucía. En el resto de España son 16 en 2021) y teletrabajo.
- Desarrollar la carrera profesional y evaluar el desempeño con criterios objetivos y pactados con los sindicatos.
Y nuestras propuestas fundamentales en materia de condiciones:
- Jornada de 35 horas.
- Equiparación salarial entre administraciones y recuperación de la estructura salarial previa a la bajada de 2010.
Por otra parte, CSIF lamentó que la pluralidad de opciones políticas que tienen los españoles no existe en el ámbito sindical. Por eso, el sindicato espera que el nuevo Parlamento permita poner encima de la mesa una reforma de la Ley Sindical que abra la puerta a la participación de más sindicatos en el diálogo social, frente a la actual situación de monopolio de las organizaciones de clase.