CSIF denuncia las subvenciones millonarias a UGT y CCOO
05 de Febrero de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que mientras los empleados públicos catalanes sufrían los recortes más salvajes de todo el Estado (pagas extraordinarias y otros derechos laborales confiscados), entre 2013 y el 2018, UGT y CCOO recibieron más de 18 millones de euros solo por parte del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias. El pasado mes de junio de 2018, la Generalitat volvió a aprobar dos subvenciones dirigidas a estas dos organizaciones sindicales por importes de 1.247.333,87 euros (para UGT) y 1.340.495,74 euros (para CCOO), respectivamente.

A estas millonarias subvenciones sindicales habría que añadir las subvenciones al resto de las consejerías, consejos comarcales, diputaciones y ayuntamientos.

CSIF considera que “los sindicatos UGT y CCOO no están por la labor de representar a los empleados púbicos, puesto que reciben de la administración sumas muy considerables de dinero a cambio de una convivencia tranquila y exenta de problemas. El silencio de los sindicatos de clase ante los salvajes recortes que han sufrido los empleados públicos catalanes responde al principio de “no muerdas la mano que te da de comer”. Desde CSIF nos preguntamos: ¿Subvenciones para qué y por qué? La puerta giratoria con la presencia de sindicalistas de la UGT en los diferentes gobiernos no compromete su independencia?
Qué casualidad que la responsable sindical de la UGT, Dolors Bassa, fue consejera del departamento que reparte las subvenciones. Y que nueva coincidencia que el actual consejero de Trabajo, Chakir el Homrani, proviene también de la UGT. Hasta qué punto esta vinculación compromete la independencia de esta organización sindical? Sin duda, este sindicato es el mejor trampolín político para desembarcar en el gobierno catalán. ¿Así se defienden los derechos de los trabajadores y trabajadoras? ¿Esto es independencia?”

El nuevo gobierno de Pedro Sánchez no se ha quedado atrás y ha aprobado destinar este año casi 9 millones de euros a la UGT y CCOO. Estas subvenciones son similares a las fijadas durante los años 2017, 2016, 2015, 2014 y 2013, periodos en que, a pesar de la fuerte crisis económica, el gobierno central destinó más de 54 millones de euros para estas dos organizaciones sindicales. La “independencia sindical” de UGT y CCOO está comprometida por los gobiernos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, en cambio, se financia con las cuotas de sus afiliados/as al ser un sindicato profesional y no sujeto a ninguna ideología política. CSIF solo se compromete con la defensa de los intereses de todos los trabajadores/as.