Ante la inacción de los políticos, el futuro del Registro Civil sigue sin aclararse
A sólo tres meses de la entrada en vigor de la Ley 20/2011
03 de Abril de 2018
Ante la inacción de los políticos, el futuro del Registro Civil sigue sin aclararse

Ante la imposibilidad material de que la Ley 20/2011 entre en vigor de forma efectiva el próximo 1 de julio, CSIF exige al Ministerio una nueva prórroga de la “vacatio legis”.

El Ministerio de Justicia remitió el pasado 27 de marzo a CSIF y al resto de organizaciones sindicales un documento titulado “Concordancias y discrepancias con la proposición de ley presentada por el grupo parlamentario de “Podemos” sobre la reforma de la Ley de Registro civil” en el que nos traslada su posición (favorable o no favorable) a cada una de las modificaciones legales de esa proposición de Ley, junto con una sucinta exposición a modo de justificación de la posición del Ministerio. Durante los últimos días hemos estado analizando el documento detenidamente y no podemos sino manifestar tres cuestiones fundamentales:

  • El modelo de Registro civil que defiende CSIF se contiene en un documento público que ha sido trasladado al Ministerio de Justicia en diversos formatos en repetidas ocasiones, la última de ellas el pasado mes de febrero de 2017 (podéis ver ese documento en nuestra web y en este enlace).
  • Un Registro civil público y moderno debe abordar la necesaria redistribución de funciones dentro de la oficina, aprovechando el capital humano existente, redistribuyendo funciones con valor añadido para todos los cuerpos, eliminando cuellos de botella en la tramitación de procedimientos y estableciendo una organización más horizontal basada en el trabajo en equipo antes que probar suerte con la externalización de funciones tradicionales del Registro civil que están fracasando claramente.
  • Es el Ministro de Justicia, su Ministerio y el Gobierno quienes deben cumplir su compromiso público de reformar la Ley 20/2011 para que el Registro civil sea público, gratuito, electrónico, desjudicializado, gestionado por funcionarios de Justicia y respetando la actual demarcación y estructura del Registro civil.

Para CSIF la situación es crítica y hace un llamamiento a la responsabilidad de todos los Grupos Parlamentarios para sacar adelante la reforma de la Ley 20/2011

Haber mentido sobre el sentido del voto, en la proposición de Ley presentada por el grupo parlamentario Popular sobre el Registro civil por cuestiones meramente partidistas utilizándolo como arma arrojadiza, es responsabilidad del PSOE y Ciudadanos que aún no han explicado porqué cambiaron el sentido de su voto (negativo y abstención respectivamente) en la toma en consideración de la reforma del PP.

Haber “tirado la piedra y escondido la mano”, presentado una proposición de ley de reforma del Registro civil y luego negándose a defenderla en el Congreso, bien junto con la del PP; o bien, ahora, en solitario activando la suya para la toma en consideración, es responsabilidad de Unidos Podemos.

Porque, que no nos pretendan engañar, el futuro del Registro civil ahora depende de que Podemos active su proposición de ley, que lleva más de 5 meses paralizada (se presentó el 18 de octubre de 2017) y que el resto de los partidos cumplan con lo comprometido, votando a favor de la toma en consideración de esta, para que la reforma del Registro Civil público, gratuito, desjudicializado, dentro de la Administración de Justicia pueda abrirse paso definitivamente.