CSIF recuerda que la aplicación de las 35 horas creará unos 3.000 nuevos empleos fijos en las plantillas públicas de Castilla y León
El sindicato independiente lamenta que el porcentaje de incremento de afiliación a la Seguridad Social sea menor en Castilla y León, a pesar de que la despoblación está reduciendo la población activa.
04 de Junio de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), coincidiendo con la publicación de los datos de paro de mayo, recalca que la aplicación de la jornada de las 35 horas semanales generará unos 3.000 nuevos empleos estables y fijos en Castilla y León, es decir, más del 2% de los desempleados que hay en este momento, que suman 140.411. “Un motivo más para que el próximo Gobierno regional aplique de manera inmediata el acuerdo alcanzado sobre la recuperación de las 35 horas, y firmado con la Junta en mayo”, insiste CSIF.

Asimismo, reclama a la Junta de Castilla y León que convoque las ofertas de empleo del año 2018, “que están aprobadas pero ninguna convocada, a lo que hay que añadir otras convocatorias pendientes de 2017”.

CSIF recuerda que los servicios públicos de la Comunidad han perdido miles de trabajadores en servicios básicos como sanidad, educación o servicios sociales, en los últimos años, por lo que resulta urgente recuperar la dimensión de las plantillas.

Esta organización sindical independiente valora positivamente la reducción de paro en la Comunidad que reflejan los datos sobre empleo de mayo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, con una bajada del 3,23% en el último mes y del 6,6% en el último año (casi un punto y medio más que la media nacional); pero advierte de la precariedad y estacionalidad de estos datos, ya que la mitad del nuevo empleo es del sector de servicios.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, CSIF alerta de que el incremento de la afiliación a la Seguridad Social de Castilla y León ha sido menor que la media española, con el agravante de que la despoblación de la Comunidad disminuye su población activa, por lo que la comparativa en términos reales sociales, todavía se agrava más. Si en España los incrementos de afiliación son del 1,10% en el último mes y del 2,78% en el dato interanual, en Castilla y León esos aumentos se quedan en el 0,74% y en el 1,36%, respectivamente.

A nivel nacional, y a pesar del alivio que supone el descenso del paro para muchas familias, y el aumento de la afiliación a la Seguridad Social, tras conocerse los datos de paro de mayo, CSIF afirma que “debemos moderar el optimismo, dado que este crecimiento en el número de afiliados se produce a costa de reducir la calidad en el empleo, teniendo en cuenta que el grueso de los trabajos creados (hostelería, servicios, la sanidad o el comercio) están relacionados con la llegada del verano”.

En el ámbito de las administraciones pública, pese a la mejora global en las cifras de empleo, CSIF advierte de las cifras récord de precariedad, con un 26,8% de temporalidad en los empleados públicos, la mayor cifra de la serie histórica.

En el caso concreto de la Sanidad, no es razonable la fluctuación que se produce en la afiliación en España. Solo en mayo se han dado de alta en la Seguridad Social 16.193 personas en este sector (el tercer sector donde se crea más empleo). Esta cifra previsiblemente seguirá creciendo en junio, julio y agosto, pero volverá a caer al término del verano. El año pasado se perdieron 52.258 empleos en la Sanidad durante los meses de otoño.

CSIF pide una reflexión sobre el modelo de servicios públicos que necesita España y Castilla y León, sin olvidar que son la base que sustenta nuestro Estado del Bienestar y, en este sentido, exigirá al nuevo Gobierno regional que se forme en Castilla y León una reunión para, además de analizar la situación de los servicios públicos, reclamar la convocatoria de las ofertas de empleo públicos pendientes.