CSIF exige al alcalde de Valladolid que apoye a la Policía Local por el caso de la pegada de carteles en el mercado Delicias
Ante una polémica política municipal oportunista, provocada por la negativa de dos mujeres a identificarse, cuando colocaban carteles sin permiso sobre el paro feminista del 8-M, en la pared del mercado Delicias. Una negativa a un trámite común que obligó a los agentes locales al traslado de las dos mujeres a Comisaría. CSIF defiende que la actuación fue correcta y profesional, conforme a la ordenanza vigente.
26 de Febrero de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) asegura que la actuación de la Policía Local de Valladolid realizada el pasado día 21 en el barrio de Delicias, y que supuso la exigencia de la identificación de dos mujeres que colocaban, sin permiso, carteles de apoyo al paro de mujeres del próximo 8 de marzo, “fue correcta y se ajusta a la normativa municipal vigente en este momento”, por lo que la organización sindical insta al alcalde Óscar Puente a que rectifique sus palabras y respalde la actuación de sus policías locales, “porque en ese incidente no hay nada que rechazar ni reprochar”.
CSIF lamenta que “el alcalde haya hecho sucumbido a las presiones, y haya hecho más caso a las críticas oportunistas de la oposición que a las explicaciones de su Policía Local, reprobando públicamente, por intereses políticos, la actuación de sus agentes locales, que simplemente trataban de cumplir la ordenanza municipal.
CSIF insiste en que los policías locales cumplieron con su obligación, al detectar que tres mujeres estaban colocando carteles en una pared del mercado de Delicias, sin autorización y donde no podían hacerlo conforme a la ordenanza vigente, señala el sindicato, sin entrar a valorar el contenido de los carteles.
Los policías se limitaron a abrir un acta de posible infracción, para lo que se solicitó la identificación de las tres mujeres. Al negarse dos de ellas a mostrar su documentación personal, el protocolo exige su conducción a Comisaría para procederse a esa comprobación de identidad, como así se hizo, añadiendo que la apertura de un acta es un trámite común que no implica necesariamente una sanción.
CSIF lamenta que “la actuación profesional de los agentes locales se haya convertido en un argumento de oportunismo político, y en una excusa para una polémica política en la que ha caído Óscar Puente, que no ha valorado el daño que está causando a la imagen de la Policía Local del Ayuntamiento que gobierna”.
CSIF asegura que la Policía Local está para defender las libertades y derechos de todos los ciudadanos, entre ellos la libertad de expresión, pero también para que se respete la normativa y la ordenanza ciudadana vigente que los propios representantes políticos aprueban y regulan.