CSI-F denuncia la agresión de una interna de.Brieva a dos funcionarias del centro
Según el sindicato, las agredidas tuvieron que acudir a Urgencias en unos hechos que «ya se han convertido en habituales», aseguran
26 de Abril de 2017

El sindicato CSI-F denuncia que este martes una interna del Cen­tro Penitenciario de Brieva agre­dió «a dos funcionarias, causán­doles contusiones y lesiones en. cara, pecho y muñeca de una ma­no». Según explican los hechos tuvieron lugar en el «Módulo Amarillo, que es el de los prime­ros grados al sacar a dicha inter­na al patio. En un momento da­do comenzó a insultarlas y sin mediar palabra comenzó a agre­dirlas a base de puñetazos. Inme­diatamente fueron avisados otros funcionarios y consiguieron re­ducirla y subirla a su celda».

Las funcionarias tuvieron que ir a Urgencias p·ara ser atendiél.as por estos hechos que sucedieron, afirman des(le CSI-F en uncen­tro penitenciario que, según las estadísticas de la Secretaría Ge­neral de IIPP, es el segundo con mayor número de agresiones en estos últimos años.

Por ello, la central sindical la­menta estas agresiones que, en su opinión, «ya se han converti­do en hechos habituales motiva­dos, entre otras cosas, por la percepción de impunidad que tie­nen las internas ante actos de es­ta índole».

Además, se refieren a la «falta de personal como una de las prin­cipales causas del aumento de la conflictividad», con «más de 3.400 vacantes a nivel nacional» tras la pérdida de 1.416 funcionarios en­tre 2009 y 2013 ,<por jubilaciones, fallecimientos y excedencias». La edad media de las plantillas «está en torno a los 53 años», indican.

CSI-F también asegura que la Administración Penitenciaria mantiene a muchos presos con patologías psiquiátricas sin el control y la atención médica que precisan, ya que en España «sólo . hay dos psiquiátricos penitencia­rios, en Sevilla y Alicante», cuan­do la población reclusa con trastornos de este tipo «alcanza el 45 por ciento».

Desde la Subdelegación del Golliemo, en la tarde del lunes se aseguraba que no tenían ningu­na noticia sobre estos hechos.

Cadena Ser

La Vanguardia

EFE