CSIF condena las agresiones que han sufrido agentes policiales y vigilantes en el Hospital Clínico de Valladolid
11 de Enero de 2017

Insiste en alertar de los continuos riesgos de agresión en los centros hospitalarios y de salud, y reclama más medidas de prevención y de seguridad en los servicios sanitarios, como se están impulsando en otros sectores públicos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) condena las agresiones que han sufrido vigilantes y agentes policiales en el Hospital Clínico de Valladolid, ocurridas en la mañana de Año Nuevo, y reclama a la administración el refuerzo de protocolos y medidas de seguridad, “porque el riesgo de que se produzcan agresiones en los centros hospitalarios y de salud es permanente”.

El sindicato CSIF denuncia el incidente, por el que varios miembros de una familia trataron de acceder a los servicios de Urgencias, a pesar de que se les había advertido que no podían, con el argumento de que querían ver a un familiar que se encontraba grave.

Aunque en este caso el personal sanitario no ha sufrido las agresiones, sino que han sido agentes policiales que han acudido a reforzar la seguridad, a petición de los servicios de vigilancia del centro hospitalario, para CSIF “el suceso evidencia el problema de inseguridad existente en los centros sanitarios, y el riesgo de agresión que sufre el personal sanitario, que también podía haber sufrido agresiones si no hubieran intervenido la Policía Local y Nacional, recordando además que los agentes policiales heridos también son empleados públicos.

CSIF reitera la necesidad de que las administraciones establezcan protocolos preventivos, y que se refuercen las medidas de seguridad en el sector de Sanidad, como se está impulsando en otros ámbitos de la administración.

Además, CSIF agradece a la vigilancia del Hospital Clínico y a los cuerpos de seguridad su intervención, que seguramente han evitado otras agresiones al personal sanitario, a la vista de la agresividad de las personas que han protagonizado el incidente, que terminó con 8 personas detenidas.