CSIF: “Más implicación, coordinación, confianza y recursos para acabar con la infame violencia contra la mujer”
24 de Noviembre de 2016

CSIF: “Más implicación, coordinación, confianza y recursos para acabar con la infame violencia contra la mujer”

La Unión Provincial de CSIF Zamora lamenta “que las administraciones y la sociedad no podamos parar la expresión más infame de la desigualdad entre mujeres y hombres, como es la violencia de género contra la mujer, que en Zamora mantenía 136 casos activos de violencia de género en el pasado mes de octubre, según datos del Sistema de Seguimiento Viogén, y que en el conjunto de Castilla y León sumaban 2.521.

CSIF Zamora tampoco se olvida de las casi 1.200 víctimas que tiene contabilizadas el sistema Viogén en la provincia (más de 18.700 en la Comunidad); y recalca que hay que “erradicar la muerte de mujeres a manos de sus parejas y exparejas, que en Castilla y León ya suman 6 en lo que va de 2016, cuando el año de 2015 fueron 2, lo que evidencia que no estamos consiguiendo detener esta lacra social”.

Por eso, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) y la Confederación Española de Policía (CEP), con el lema ‘Ponte en su piel’, han llevado una campaña conjunta de sensibilización contra la violencia de género. “Queremos llamar la atención y concienciar a la ciudadanía, ante el incesante aumento de mujeres víctimas de la violencia machista, a pesar del esfuerzo normativo, institucional y social”, aprovechando la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En una campaña de sensibilización realizada en los centros de trabajo, “hemos lanzado un mensaje claro y directo de repulsa absoluta a la violencia contra la mujer”, recalca la presidenta provincial de CSIF Zamora, Rosa Herrero.

No menos importante es la permanente mejora de los mecanismos de la coordinación entre las instituciones y la sociedad, que requieren más medios humanos y económicos, “para lograr cambios desde la raíz del problema de la violencia de género, cambios en muchos comportamientos culturales fuertemente arraigados”, añade Herrero.

En CSIF y la CEP “apostamos por la formación de los colectivos e instituciones implicados en la lucha contra la violencia de género, para ello fomentamos actuaciones de formación directa a nuestros delegados sindicales, tanto en temas de igualdad como en prevención de la violencia, añade.

Por ello, CSIF ha puesto en marcha el proyecto ‘CSIFAyuda’, dirigido a atender los casos de mobbing, acoso sexual, situaciones de violencia y adicciones en el sector público. A través de esta iniciativa, CSIF pretende cubrir el vacío asistencial que existe en la Administración ante este tipo de situaciones

El proyecto ‘CSIFAyuda’ ofrecerá apoyo jurídico, psicosocial y psicológico a través de la red de delegados sindicales con los que cuenta CSIF, a través de la web del sindicato www.csif.es y el mail csifayuda@csi-f.es.

Asimismo, “nos comprometemos a seguir colaborando con el conjunto de las administraciones públicas, en la lucha contra toda manifestación de violencia sexista, a reforzar la difusión de medidas y derechos en materia de igualdad de oportunidades, y a impulsar el desarrollo de políticas de igualdad”, indica Rosa Herrero.

CSIF no duda de la voluntad de las diferentes instituciones y administración, en la lucha contra la violencia de género, pero el hecho de que sólo un tercio de las víctimas mortales en España hubiera interpuesto una denuncia previa, obliga a mejorar los mecanismos de protección, incluso aunque no se dé el paso de la denuncia al agresor o se haya retirado la denuncia.

Es muy importante añadir indicadores y valoraciones sociales a los datos policiales, lo que redundará en un mayor acierto de la situación real de riesgo de la posible víctima.

La situación y la experiencia en la lucha contra la violencia de género requiere una “profunda reflexión”. Los profesionales de atención directa que están con las víctimas, en ámbitos como el social, el sanitario, el jurídico o el policial, han planteado a CSIF la necesidad de generar más confianza en las víctimas, reforzar el concepto de igualdad entre los jóvenes, o compartir más información entre las diferentes administraciones y cuerpos de seguridad para prevenir agresiones.

También consideran “muy importante” que las víctimas tengan un solo interlocutor que les ayude, que coordine un plan individual integral de seguridad y autonomía, que esté operativo desde el momento de la denuncia.