CSI-F denuncia una nueva agresión en la prisión de Brieva
20 de Septiembre de 2016

Una interna agrede al personal que trataba de evitar que se autolesionara, causando hematomas en los brazos a una funcionaria, y dejando el brazo en cabestrillo al jefe de servicios.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denuncia otra nueva agresión a una funcionaria de prisiones, ocurrida la mañana del día 16 de septiembre en la prisión de Brieva. Una interna que se estaba autolesionando lanzó patadas y puñetazos contra el personal penitenciario, que intentaba evitar esa autolesión. La interna ha causado varios hematomas en los brazos a una funcionaria, y al jefe de servicios le ha dejado el brazo en cabestrillo.

CSIF lamenta que estas agresiones ya se han convertido en “hechos habituales, motivados, entre otras cosas, por la percepción de impunidad que tienen las internas ante actos de esta índole, y que gracias a la profesionalidad de los trabajadores de Instituciones Penitenciarias se han podido resolver con las mínimas consecuencias físicas, dejando como capítulo aparte las secuelas psicológicas que estas actuaciones violentas pueden provocar en el trabajador”.

CSI-F solicita nuevamente y con urgencia, a la dirección del centro y a Instituciones Penitenciarias, la revisión de los protocolos de seguridad en Instituciones Penitenciarias, y “la inclusión de nuestro colectivo en el Protocolo de agresiones de la Administración General del Estado”. También se reclama un aumento de la plantilla, ya que la falta de funcionarios es una de las causas de este tipo de incidentes.

CSIF considera que la administración debe asumir una responsabilidad subsidiaria, a efectos económicos de los daños sufridos y de los gastos que ocasione la curación de las lesiones físicas y psicológicas, dado que el agresor está bajo la responsabilidad y custodia de la administración.

En casos graves como esta agresión en el centro penitenciario de Brieva, Instituciones Penitenciarias debe constituirse como acusación particular, a través de la abogacía del Estado, remarca CSIF, en defensa de los intereses de los trabajadores. Por último, CSI-F recuerda que se ha dirigido a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, en reiteradas ocasiones, solicitando “la urgente adopción de soluciones ante la gravedad de ser agredidos en nuestros puestos de trabajo”.