CSI-F pide a AUVASA alcanzar el acuerdo del descanso en este mes
07 de Septiembre de 2016

CSI-F resalta el esfuerzo de los conductores de AUVASA en las ferias, a los que se les sigue negando el derecho a un descanso durante su jornada

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) quiere destacar la importancia que tiene el transporte público de autobuses en Valladolid, en el buen desarrollo de las ferias y fiestas, resaltando también el “enorme esfuerzo que están haciendo estos días festivos los cerca de 500 trabajadores de AUVASA, para que vecinos y visitantes cuenten con un servicio de calidad. Por ello, la empresa no puede desentenderse de los derechos y la seguridad de sus empleados”. CSIF insta a la dirección a alcanzar un acuerdo en este mes de septiembre, en la negociación que se mantiene desde hace semanas, y pide que se consensue la regulación del descanso de los conductores.

CSIF considera que en momentos de una máxima actividad de AUVASA, como son la celebración de las ferias y fiestas, la dirección de la empresa tiene que ser especialmente consciente de la importancia del transporte urbano en la ciudad de Valladolid y, por tanto, de la trascendencia de que esta empresa pública respete la seguridad y los derechos de los conductores de sus 150 autobuses, porque repercute en la calidad del servicio y en la seguridad vial. Y uno de esos derechos es el descanso de los conductores durante la jornada, que AUVASA se niega a regular, y que genera más estrés y más riesgos en la seguridad vial”, apunta CSIF.

Tras ocho reuniones infructuosas, celebradas entre el comité de empresa y la dirección desde mayo, CSIF insta a AUVASA (Autobuses Urbanos de Valladolid, S.A.) a llegar a un acuerdo sobre los descansos de los conductores de autobuses antes de finalizar septiembre, un asunto que lleva años pendiente, y porque de lo contrario “se pedirá la ejecución literal de la sentencia que reconoce ese derecho, y que ha llegado hasta el Tribunal Supremo, fallando el pasado mes de marzo a favor de los trabajadores”.

CSIF recuerda que esa sentencia, que ha reconocido el derecho de media hora de descanso a los conductores, es la consecuencia de una denuncia que presentó la propia empresa durante las huelgas de 2012, que no aceptaba la propuesta que hacían los trabajadores, que curiosamente era menos exigente que la sentencia final del Supremo.

CSIF insiste en animar a la dirección de AUVASA a la negociación, “porque la vía judicial no interesa a nadie”, y lo que desea este sindicato independiente es” alcanzar un consenso razonable, desde una buena predisposición de diálogo, que no sólo repercutirá positivamente en la empresa y en los trabajadores, sino también en la ciudadanía de Valladolid, que contará con un mejor servicio de su transporte urbano público de autobuses”.

CSIF denuncia que ningún conductor está realizando descansos durante la jornada, lo que además de vulnerar un derecho laboral, también está favoreciendo mayores riesgos en la seguridad vial. Este problema se agrava en los momentos en el que la actividad del servicio está en su máxima capacidad, como está ocurriendo estos días por la celebración de las ferias y fiestas de Valladolid, en los que ningún conductor puede tener vacaciones y la intensidad del trabajo y de la frecuencia de horarios de los autobuses es máxima.

En este contexto, el cumplimiento de horarios y de puntualidad genera un gran estrés al conductor, que en algún momento tiene necesidad de parar y bajarse del autobús, por necesidades fisiológicas o por otras razones.

CSIF remarca que no se puede alargar más que AUVASA siga sin establecer un tiempo de descansos para el conductor durante la jornada, de acuerdo a las normativas europeas y las leyes que lo regulan, que establecen media hora de descanso en jornadas de más de 6 horas continuadas de conducción. Un problema que es más evidente en las líneas más inseguras, como son la 9, 15, 16, 18 y 19.

CSIF explica que en la última reunión mantenida entre el comité de empresa y AUVASA, el pasado 25 de agosto, “acordamos por unanimidad esperar el resultado del Plan Integral de Movilidad Urbana, Sostenible y Segura de la Ciudad de Valladolid (PIMUSSVA), y continuar negociando para alcanzar los acuerdos necesarios, estableciendo como límite el 30 de septiembre, tras lo cual se pedirá la ejecución literal de la sentencia pendiente”.

CSIF reclama a la dirección de UVASA que se garanticen los tiempos en las diferentes líneas, con medidas que mejoren la velocidad comercial y reduzcan el estrés de los conductores; que se fijen los calendarios de trabajo para 2017; y que firme un convenio colectivo, que se lleva negociando desde el año 2013.

“De no alcanzar una salida y un acuerdo en breve, nos tememos un nuevo enfrentamiento entre la plantilla y la dirección, con el perjuicio que supondrá para todos los vallisoletanos, pero la dirección de AUVASA no nos dejará otra alternativa”, recalca CSIF. “A pesar de la destitución del anterior gerente de la empresa, seguimos teniendo dificultades para llegar a un acuerdo”, añade el sindicato independiente.