CSI-F reclama a la Junta una reducción de precios en las residencias juveniles por su carácter público y social
08 de Junio de 2015

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) reclama a la Junta una reducción de los precios de las tasas de los residentes fijos de las residencias juveniles, para aumentar la ocupación de unos centros “públicos, modélicos y de calidad”, que garantice la apertura de la residencia ‘Emperador Teodosio’ de Segovia, y de los otros ocho centros de la Comunidad. Para el próximo curso 2015-2016, la Junta no ha establecido un límite de plazas, que en el caso de la residencia juvenil de Segovia ha estado este curso en 88 (sin que se hayan completado), las mismas que el año anterior 2013-2014.

Así lo ha solicitado el sindicato independiente al Instituto de la Juventud, en un escrito remitido el pasado mes mayo, ya que en el año 2013/2014 se subieron los precios más de un 40%, un porcentaje “desproporcionado y muy gravoso” para los estudiantes y sus familias, lo que provocó un descenso de las solicitudes de plazas, poniendo en peligro la continuidad de algunos centros de esta red, que en algún caso se ha cerrado ‘temporalmente’ por falta de solicitudes, como ha ocurrido con la residencia ‘Consejo de Europa’ de León.
CSI-F recuerda que el precio establecido para los alberguistas temporales, en pensión completa, es de 516 euros mensuales, mientras que para el residente es de 620 €, lo que “supone una discriminación importante para los estudiantes, que de forma continuada contribuyen al sostenimiento de las residencias”. CSI-F propone que el precio para el residente fijo se concrete en función de la capacidad económica de la unidad familiar, de acuerdo con el IPREM, que es el índice utilizado en numerosas ayudas, becas o subvenciones. Además, resalta el carácter social de estas residencias.
Esta es una de las reclamaciones que ha hecho CSI-F, tras conocer la Orden de 22 mayo de la Consejería de Familia sobre la convocatoria de plazas en las residencias juveniles. El sindicato independiente quiere asegurar la continuidad de los 9 centros que hay en la Comunidad, uno en las provincias de Ávila, Burgos, Palencia, Segovia y Zamora, y dos en Soria y León.
CSI-F rechaza “la posibilidad de que la Junta privatice la gestión de alguna de las residencias juveniles, según algunos rumores que se han oído”, insistiendo en que son centros públicos que siempre han tenido demanda suficiente, y que lo que hay que hacer es “ofrecer unos precios que cumplan un servicio social a las familias”.
Por el contrario, CSI-F valora “positivamente” que el director general de Juventud haya atendido su propuesta de que se amplíe el plazo de presentación de solicitudes de plazas hasta el próximo 3 de julio. El plazo acababa el 15 de junio, lo que dificulta la solicitud a los jóvenes estudiantes que se presentan a las pruebas de acceso a la universidad, ya que los resultados se conocen en los últimos días de junio. A mayores, CSI-F considera que debería permitirse la solicitud de plaza hasta septiembre, cuando todos los estudiantes ya han podido aclarar sus circunstancias de acceso a estudios, lógicamente, condicionada a la existencia de vacantes.
Precisamente, una de las novedades de la orden de convocatoria de plazas, para el próximo curso 2015-2016, es que no se ha establecido un número límite de las plazas que se ofertan, que en este curso 2014-2015 que termina se había fijado un total de 870 plazas para todas las residencias. En el caso de Segovia se habían ofertado 88, el mismo número que el año anterior.
Igualmente, CSI-F celebra la supresión de otra exigencia, la de tener reservadas el 20% de las plazas ofertadas, para abrir una residencia juvenil. Era otra de las peticiones de CSI-F en el escrito de alegaciones remitido en mayo, en el que se apuntaba que “de tener que establecer algún porcentaje”, se pusiera un límite del 10%.
Finalmente, CSI-F insta al Instituto de la Juventud a que promocione y dé a conocer las residencias juveniles, tanto para residencia fija durante el curso académico, como para el uso estival de alberguistas, “ya que son unas herramientas socio-económicas dinamizadoras que están desaprovechadas, cuando lo que hay que hacer es impulsar su uso, lo que además asegurará la estabilidad laboral de los cientos de trabajadores de esos centros”.

Ver Galería