CSI·F reclama medidas para acabar con las molestias que sufre la línea 8 del transporte urbano por el botellón de la zona
24 de Octubre de 2014

Ayuntamiento de Valladolid

CSI·F reclama medidas para acabar con las molestias que sufre la línea 8 del transporte urbano por el botellón de la zona

Las provocan jóvenes que participan en el ‘botellón’ que se realiza en la zona de Parquesol. El Ayuntamiento ha respondido que reforzará el control y la vigilancia.

El Ayuntamiento de Valladolid va a reforzar el control y la vigilancia en la línea 8 ordinaria del transporte urbano de la ciudad, para poner solución a las molestias que se producen los sábados, en los últimos servicios, como consecuencia del ‘botellón’ que se realiza en la zona de Parquesol. Así se lo ha señalado el concejal correspondiente a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F), después de que el sindicato pidiera medidas “que acaben con una situación insostenible para los viajeros, que no tienen que soportar actitudes incívicas; y también para los conductores, que trabajan con una tensión que propicia más riesgos de accidentes”.

Los representantes de CSI·F, delegados del comité de empresa de AUVASA y de Prevención de Riesgos Laborales, afirman que “suben jóvenes borrachos, con botellas, que cantan, fuman o gritan sin respetar nada ni a nadie, y que en algunas ocasiones acaban en discusiones o en agresiones entre ellos, provocando unas molestias a los viajeros que no se pueden tolerar. Incluso, algún conductor, que ha intentado poner orden y recriminar esas actitudes, ha sufrido intentos de agresión por parte de los alborotadores”.

El Ayuntamiento de Valladolid ha indicado a CSI·F que es sensible y receptivo con el problema, y que vigilará más esa práctica del botellón en la zona, así como la actitud de algunos jóvenes que utilizan el autobús urbano. Por ello, el Ayuntamiento utilizará la cámara que tiene el autobús para visionar los incidentes que se produzcan.

CSI·F advierte del peligro que supone conducir el autobús en esas condiciones de tensión y de estrés, que –en un momento dado- pueden provocar la distracción del conductor, con los problemas para la seguridad que esto conlleva.

CSI·F recuerda que “este problema que se produce en la línea 8 no es nuevo, y que en alguna ocasión el Ayuntamiento ya ha puesto un dispositivo de seguridad con la Policía Local, que ha funcionado bien”. Por ello, insta al Ayuntamiento a que ponga vigilancia en las paradas más problemáticas como medida disuasoria, en esa línea y en otras donde se produzcan situaciones similares. En este sentido, CSI·F quiere resaltar “la efectividad de la Policía Local, con la que tenemos buenas relaciones, que ha acudido de manera inmediata las veces que el conductor ha requerido su presencia".

Ver Galería