La comunidad educativa pide al Gobierno que los alumnos evalúen a los profesores en la ESO
09 de Enero de 2019

La comunidad educativa quiere que los alumnos de la ESO, de los 12 a los 16 años, evalúen a sus profesores. Así lo ha acordado hoy el Consejo Escolar del Estado, que a finales de esta semana enviará al Ministerio de Educación su informe definitivo con propuestas para incluir en la nueva ley de educación. "Dentro de la enseñanza pública, es una medida totalmente nueva que permite analizar el sistema educativo desde la perspectiva de los estudiantes. Es una revolución", explica Carles López, presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE), organismo que ha presentado la enmienda, aprobada con 32 votos a favor y 29 en contra. La evaluación no tendría ninguna consecuencia para el profesorado, sería "meramente informativa" y serviría para elaborar planes de mejora.

El Consejo Escolar del Estado —órgano consultivo del Gobierno integrado por profesores, alumnos, familias, representantes de las escuelas concertadas y privadas y miembros de la propia Administración— se ha reunido hoy para votar las 500 enmiendas presentadas por los diferentes grupos; solo 122 han salido adelante. Su informe es preceptivo y no vinculante, lo que quiere decir que el ministerio tendrá que estudiarlo pero no es obligada su aplicación. "Ha sido un pleno en el que se ha visto que había posturas muy diferenciadas, pero ha transcurrido con normalidad y un trabajo muy intenso", se felicita José Antonio Martínez, miembro del consejo. "La comunidad educativa ha dado muestra de que, a pesar de las discrepancias, se dialoga".

Además de evaluar al profesorado, la medida contempla que los estudiantes también pongan nota a la organización interna del centro escolar y a las infraestructuras. En cambio, esa misma medida no ha sido aprobada para su aplicación en primaria (de seis a 12 años). “Es importante que los estudiantes opinen sobre los recursos con los que cuentan, sobre si tienen suficientes profesores o si lo hacen bien o mal, pero en primaria no tiene ningún sentido porque aún no son maduros”, sostiene Maribel Loranca, responsable del sector de enseñanza FeSP-UGT.

Hasta la fecha, ningún Gobierno se ha atrevido a tocar la evaluación del profesorado. La ministra de Educación, Isabel Celaá, anunció el pasado noviembre que lanzará una reforma "integral" de la profesión docente, un paquete de medidas con la mirada puesta en países como Canadá, aunque, por el momento, no hay ningún documento sobre la mesa. La prioridad, dijo, es volcarse en el profesorado, uno de los menos supervisados de la OCDE, y conseguir que se mejore su formación inicial y permanente, así como introducir la evaluación voluntaria para "seguir el mismo modelo de la universidad". Explicó que a diferencia de lo que sucede con la educación superior, en el caso de la escuela la evaluación no estaría ligada a la antigüedad, pero sí a incentivos económicos y al reconocimiento profesional, como sucede en la universidad.

OTRAS MEDIDAS QUE PIDE EL CONSEJO

Más historia del mundo contemporáneo.El consejo propone que en todas las modalidades de bachillerato se curse esta materia con carácter obligatorio.

Español. Se propone que el Estado fije en el anteproyecto de ley orgánica una "proporción mínima" de uso del español en todas las aulas de las diferentes comunidades. En el anteproyecto, Celaá fijó que sean las autonomías las que decidan ese porcentaje.

Libros gratis. El organismo pide que no se “promueva” la gratuidad de los libros sino que el Estado “asegure” que así sea.

Medios para la escuela rural. Se demanda una financiación suficiente, dotación de ordenadores, banda ancha e incentivos a los profesores, entre otras medidas.

Pincha en la imagen para acceder a la noticia publicada por El País: