Isabel Madruga: «Los últimos movimientos del Gobierno Central demuestran que en Castilla y León no ha habido voluntad política a la hora de bajar las horas lectivas»
23 de Diciembre de 2018

Isabel Madruga: «Los últimos movimientos del Gobierno Central demuestran que en Castilla y León no ha habido voluntad política a la hora de bajar las horas lectivas»

Hablamos con la presidenta del Sector Autonómico de Educación de CSIF en Castilla y León sobre el resultado de las recientes elecciones sindicales y sus retos de cara a los próximos cuatro años.

P: ¿Cuál es su valoración inicial tras el resultado de las elecciones? ¿Está satisfecha?

R: Estamos muy contentos, con muchas ganas e ilusión. Creemos que es un reconocimiento al trabajo duro que hemos hecho durante los últimos cuatro años. Nos hemos consolidado como primera fuerza, ya que nos llevamos nueve delegados con STECYL, y consideramos que son resultados históricos para nosotros en esta comunidad porque nunca habíamos tenido tantos. Somos los únicos que tenemos más de 3.000 votos, en concreto, unos 3.500, y eso supone un compromiso importante. Ahora se abre un nuevo periodo de trabajo en el que intentaremos luchar para que el profesorado recupere lo perdido y velar por la calidad de la educación publica en Castilla y León.

¿A qué cree que se debe el resultado?

Como organización, nos diferencian varias cosas que pueden haber sido valoradas por el electorado. En primer lugar, somos independientes, no nos casamos con nadie ni tenemos ninguna ideología política y defendemos solo a los profesionales de la pública. Por otro lado, hemos demostrado que estamos al lado de los compañeros, tanto a la hora de ofrecer asesoramiento en temas complicados como los procesos de oposiciones o los concursos de traslados, como ejerciendo una labor importante de reivindicación. No ha habido tema que haya pasado por mesa sectorial que no hayamos trasladado a nuestros afiliados y, por otro lado, les hemos escuchado para ver qué es lo que teníamos que demandar en Madrid y en la consejería. Hemos conseguido algunas cosas, pero aún nos queda mucho por lograr.


«Vemos que hay poca concienciación acerca de la importancia de estos procesos electorales entre los docentes. El escenario de

recortes ha provocado que los docentes estén hastiados y que recelen de todo»


La participación ha sido de un 57%, ligeramente superior a la de 2014. Sin embargo, ha caído 12 puntos desde 2006. ¿Cómo valora ese dato?

Desde CSIF vemos que hay poca concienciación de la importancia que tienen estos procesos electorales entre los docentes. En los últimos tiempos hemos estado luchando, precisamente, por hacer que el profesorado valore más lo que significa para el colectivo la representación sindical. Creemos que el escenario de recortes provoca que los electores estén hastiados y recelen de todo. Los permisos para ejercer el derecho al voto no son tampoco los que nos gustarían, porque no hay mesas electorales en todos los centros. En toda Castilla y León ha habido 173 mesas, y eso, para un censo de más de 27.000 profesores, es poco. Respecto a la caída desde 2006, es un reflejo de que en algunos casos hay poca unión dentro del colectivo docente. Precisamente, queremos que los maestros y profesores se den cuenta de lo que nos preocupa que se impliquen. Es un reflejo de la sociedad y del reconocimiento de la administración, que es muy bueno en palabras pero no en hechos.

¿Cree que el electorado ha castigado a las organizaciones que, quizás, exteriorizan más su tendencia política de izquierdas?

No lo sé. Sí es cierto que STECYL ha perdido seis delegados y que CCOO y UGT se han quedado más o menos como estaban. En este sentido, como son organizaciones más transversales y están más politizadas, puede influirles cómo actúen en otros sectores a la hora de ganar o perder votos, aunque también creemos que lo que puede haberles afectado son reestructuraciones internas que se han producido en estas organizaciones.

Y, ¿cómo valora la irrupción de SIMECAL en las juntas de personal docente con tres delegados?

SIMECAL es un sindicato que nace unido al colectivo médico interino, por lo que no es específico del ámbito docente. El tema de la inestabilidad de los interinos ha hecho mucho daño y creemos que ciertas reivindicaciones fáciles y engañosas han calado en parte del colectivo. Nosotros no hemos querido engañar a nadie. No nos gusta que se utilice a los interinos demagógicamente y que se prometan cosas, como la consolidación, en un escenario de inseguridad jurídica evidente.


«Con el nuevo ejecutivo socialista la negociación está siendo nula. Se está parcheando una normativa preexistente sin escuchar

a nadie»


Con el nuevo ejecutivo socialista, ¿sigue usted viendo falta consenso en el panorama educativo?

Lo que estamos viendo en los meses que lleva este nuevo gobierno es que la negociación está siendo nula. El anteproyecto de ley no se ha negociado en ningún caso. No nos está gustando nada, porque el PSOE nos había convocado para intentar cambiar las cosas cuando estaba en la oposición y ahora está volviendo a parchear una normativa preexistente sin seguir el proceso de negociación con los agentes sociales. Nos enteramos de las cosas por la prensa, lo hemos denunciado muchas veces. El profesorado es quien finalmente está en las aulas y se está volviendo loco con toda la razón porque se encuentra con noticias de que vuelve la Filosofía, de que no hay ciclos en Primaria… Y son los docentes quienes van a tener que trabajar con todo eso. La situación de incertidumbre es preocupante.

Vamos a hablar, si le parece, de los principales objetivos de su organización de cara a los próximos cuatro años. El primero, precisamente, es la reforma de la LOMCE.

Efectivamente. Pero partiendo de cero. Para nosotros, lo más importante es precisamente eso, que se elabore una ley nueva que haga partícipe al profesorado, que participe en su elaboración, que no sea un parche y que quede blindada por un Pacto de Estado. El cáncer de la LOMCE ha sido la falta de consenso y, de momento, las cosas no pintan mejor. Un día nos convocan para una mesa sectorial en el Ministerio, nos dicen que el trámite de consulta sigue abierto y al siguiente nos sorprenden con que llevan el anteproyecto de ley al Consejo de Ministros. Eso significa que no van a tener en cuenta nuestras aportaciones. No queremos que haya 17 sistemas educativos distintos, con currículos distintos, diferentes condiciones de trabajo para los docentes, etc. El estado debe, por principios constitucionales, establecer unos mínimos comunes.

También reivindican un Pacto de estado por la Educación.

Para nosotros, lo primero es que exista una inversión suficiente. Pedimos el 7% del PIB para la educación, un porcentaje que debería estar blindado. Lo malo es que, a la hora de situarnos ante un pacto, no podemos evitar acordarnos del último proceso. Hasta ahora ha habido 83 comparecencias en el Congreso en las que se han hecho aportaciones importantes. Se podría retomar ese trabajo, que ha costado mucho, e intentar establecer los puntos comunes. No puede ser que nos fijemos sólo en las diferencias. Lo primero debería ser la voluntad política para alcanzar un acuerdo y dejar de lado las ideologías para llegar a la calidad y la estabilidad en la educación.

Hablemos ahora del Estatuto Docente.

Ahora no existe ninguna normativa de este estilo. Lo que pedimos es que se regule la vida profesional del docente desde que accede a la función pública hasta que se jubila: el grado, el máster, la formación permanente, la carrera profesional, la jubilación… la regulación de los aspectos específicos de la carrera docente. Hubo un borrador que no llegó a buen puerto y creemos que hay que recuperar ese documento y trabajar desde ahí. Sería una forma de homogeneizar las condiciones del profesorado en las distintas Comunidades Autónomas.


«En verano, la Junta puso como excusa a la hora de no disminuir las horas lectivas que había que esperar a derogar la normativa

estatal. Le dijimos al consejero que no hacía falta, como se ha demostrado»


Y, ¿qué pasa con la reducción de las horas lectivas? Parece que en Castilla y León está habiendo problemas…

Es lo primero que queremos abordar con la consejería. Para el profesorado de Castilla y León es fundamental. La Junta ofreció un acuerdo en verano para intentar bajar las horas, pero no llegó a buen puerto. Su excusa fue que no pueden disminuir las horas lectivas a la espera de la derogación de la normativa estatal, un Real Decreto. Le dijimos al consejero que no hacía falta porque en otras comunidades ya se estaba negociando, y, efectivamente, en Andalucía, Extremadura y Canarias ya está en marcha, pero además, los últimos movimientos del Gobierno Central reiteran que no se han bajado las horas porque no se ha querido. La propuesta de la consejería era insuficiente. Tampoco nos gusta cómo lo está haciendo el gobierno a la hora de derogar el Real Decreto: no se ha negociado y, pese a que ha habido un dictamen del Consejo Escolar del Estado que proponía bajar a 18 horas en Secundaria y 23 en Infantil y Primaria, hemos visto que el ministerio de Educación ha seguido adelante sin atenderlo. Nosotros reivindicamos que sea el gobierno central quien marque la directriz y las comunidades actúen en consecuencia. La realidad es que en Castilla y León la jornada es abusiva porque no solo se trata de las horas lectivas, sino de lo que conllevan: reuniones con padres, tutorías, etc.

El último objetivo al que hacen referencia es el establecimiento de una carrera profesional incentivadora de la profesión docente. ¿A qué se refiere?

Queremos que haya promoción entre los diferentes cuerpos. Reivindicamos una carrera profesional, que ahora no existe, ya que lo único que se aplica son los sexenios. Ahora se está planteando en el Parlamento Autonómico una Proposición de Ley para intentar incentivar la carrera profesional de los empleados públicos, y, como ya va siendo costumbre, se hace sin negociar. Es un documento cerrado. Además, en ese documento se obliga a renunciar a los sexenios por la carrera profesional, y no estamos de acuerdo porque éstos son un derecho adquirido. Para nosotros un punto fundamental es el tema de las cátedras. Pedimos 3.000 plazas de catedráticos en secundaria y la consejería oferta solo 200.

Periódico Escuela: Suplemento Castilla y León, Nº 4195, 19 de dic. de 2018, Editorial Wolters Kluwer