El BOE publica los nuevos recortes de Muface en la sanidad de los funcionarios.
23 de Diciembre de 2013

CSI-F reclama garantías para la viabilidad de la mutua, tras la salida de Sanitas


El Boletín Oficial del Estado ha publicado hoy el concierto suscrito entre el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y las entidades de seguro para la prestación sanitaria en la Mutualidad de General de Funcionarios Civiles del Estado (MUFACE) a lo largo de 2014.

Este concierto es fruto de la ruptura unilateral del convenio suscrito con las aseguradoras sanitarias el pasado mes de junio y que se ha saldado con la salida de Sanitas. Los funcionarios tienen el mes de enero para cambiarse a una de las cuatro aseguradoras que se mantienen: Asisa, Adeslas, DKV e Igualatorio de Cantabria.

Así como recortes en diferentes prestaciones sanitarias, como la periodoncia (tratamientos dentales para enfermedades de las encías y del hueso). Además, Muface hace extensivos los recortes en la sanidad pública, como es el caso del copago en medicamentos hospitalarios (incluido algunos tratamientos contra el cáncer), el copago en el transporte sanitario no urgente o la reproducción asistida.

El Gobierno ya recortó este año en un 22 por ciento las prestaciones a los funcionarios. De hecho, se suprimieron programas como ayudas a la dependencia, podología y termalismo social para mayores, programas de becas de estudio y residencia para mutualista, o el programa para la adquisición de vivienda propia.

También se recortaron el subsidio de jubilación (se redujo a la cuarta parte) y el subsidio por defunción. Todos estos recortes se mantienen. Además, las cuentas de Muface se han visto reducidas en más de 100 millones a lo largo de los últimos cinco años, entre 2009 y 2013, como consecuencia de las reducción de las aportaciones del Ministerio de Hacienda, la utilización del remanente de tesorería y la congelación de las ofertas de empleo público, lo que ha impedido la entrada de nuevos titulares y beneficiarios en el sistema.

Esta situación puede comprometer a medio plazo el futuro de la mutualidad. De hecho, en el presente ejercicio, el remanente de tesorería se ha reducido en un 68,47 por ciento, hasta los 71,6 millones de euros.

Por todo ello, CSI-F exige al Gobierno que renueve el compromiso con un plan de viabilidad de Muface, una mutua que a lo largo de su existencia ha sido modelo de atención sanitaria, de calidad y de eficiencia, como lo demuestra el hecho de que está al día en el pago a las aseguradoras, a los hospitales y las farmacias y que libera al sistema sanitario público de una considerable presión asistencial, atendiendo a más de 1,5 millones de personas.

Madrid, 23 de diciembre de 2013