CSIF reclama negociar un Plan de Igualdad en la UCLM
-Frente a medidas impuestas que no gozan del respaldo de la mayoría de la comunidad universitaria, CSIF reclama negociar un Plan de Igualdad que todavía no existe en la UCLM y que debería haberse hecho hace ocho años

-CSIF, el sindicato que obtuvo el mayor respaldo en las elecciones sindicales de la UCLM del pasado mes de mayo, rechaza el linchamiento que determinados sectores llevan a cabo contra los trabajadores de la UCLM que discrepan de sus planteamientos

-Los estudiantes -que son el colectivo más directamente afectado- se mostraron también contra la medida del punto extra en el Consejo de Gobierno de la UCLM y amenazaron con presentar una demanda contencioso administrativa
04 de Julio de 2019

Desde CSIF hemos manifestado nuestra legítima disconformidad con que en la convocatoria de contratos predoctorales de la UCLM, el punto C.3 recoja que “Recibirán 1 punto aquellas solicitudes en las que la directora de tesis sea mujer”. Estamos convencidos que la mayor parte de la sociedad y de la comunidad universitaria no ve bien que un contrato predoctoral que realiza la UCLM para un joven investigador pueda decidirse por el punto que se concede al aspirante que tenga a una mujer como directora de tesis.

Es la primera vez que se recoge esta medida, que no ha sido negociada y de la que nada conocíamos hasta su aparición en el DOCM. CSIF solicitó información a Gerencia y obtuvimos la siguiente respuesta: "Es un acuerdo de la Comisión de Investigación". ¿Por qué acuerdan sin negociar una medida que pocos consideran como discriminación positiva? ¿Por qué no han considerado otras opciones, por ejemplo, que los hijos y su cuidado tienen más que ver con la brecha salarial y con los problemas de la mujer en la carrera investigadora? ¿Por qué no se tiene en cuenta, de modo general, para hombres y mujeres, la horquilla tan amplia de horas invertidas en la docencia y la investigación que hace que cueste compatibilizar la vida familiar y laboral de los profesores de universidad?

Por su parte, los estudiantes se han mostrado también contrarios a esta medida señalando que el pliego de condiciones no premia o castiga los méritos académicos de los alumnos, sino el género de quién dirige la tesis. En el pasado Consejo de Gobierno de la UCLM de 25 de junio mostraron su malestar por el punto extra y anunciaron que presentarán una demanda contencioso administrativa frente a tal medida.

Muchos somos los que nos preguntamos: ¿Qué ocurrirá en los casos en los que hay codirección de tesis por hombre y mujer? ¿Se nos dará entones medio punto? ¿Las tesis ya no serán elegidas por una temática atractiva o por un profesor o profesora implicado en la investigación del doctorando? ¿Las Escuelas de Doctorado te dirigirán siempre en el futuro inmediato hacia las mujeres para realizar la tesis? ¿Ha de tener más valor si el doctorando es mujer?

Lo peor de este asunto no es la polémica suscitada. Lo más escandaloso es que sectores radicales han iniciado una disparatada campaña de linchamiento frente a los que discrepamos de su postura: recogen firmas, nos acusan de violar principios internacionales, ven posibles indicios de delitos de calumnias y han pedido a la Gerencia y a la Inspección de Servicios actuar contra el sindicato y sus representantes. A pesar de ello, seguimos pensando que el planteamiento contrario a otorgar ese punto lo comparten mayoritariamente profesoras, profesores, alumnos y miembros del personal de administración y servicios.

Desde CSIF estamos comprometidos con la igualdad de género en las universidades y en la investigación y creemos que hay muchas cosas por hacer y numerosas medidas que tomar antes de regalar un punto extra que muchas profesoras consideran un insulto a su profesionalidad.

Entre otras asuntos que se deberían atender con urgencia están:

  • Poner solución a la falta un Plan de Igualdad en la UCLM
  • Hay que acabar con la discriminación que sufren las Profesoras Universitarias funcionarias en el Complemento de Maternidad por la edad de jubilación forzosa.
  • Tenemos que revisar los criterios de evaluación del Profesorado Universitario para evitar que la maternidad penalice la carrera académica de las mujeres.
  • Debemos implementar nuevas medidas que faciliten a todo el personal de la UCLM la conciliación de la vida familiar y laboral
  • Seguimos echando de menos crear un servicio de guardería en la UCLM para hijos de PDI, PAS y estudiantes.