CSIF exige el fin del enfrentamiento entre la Junta de Comunidades y la UCLM
-El sindicato considera que el debate sobre la financiación de la institución académica, cuya imagen está siendo dañada, se está llevando a cabo bajo intereses partidistas

-La UCLM ha sido una de las universidades públicas peor y menor financiadas durante los últimos años por sus gobiernos autonómicos, hayan estado presididos por María Dolores de Cospedal o Emiliano García-Page
27 de Febrero de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) vuelve a criticar el enfrentamiento político que afecta a la Universidad de Castilla-La Mancha, institución que cuenta con más de 3.000 trabajadores y 30.000 estudiantes.

CSIF considera que el debate generado en torno a la financiación de la institución académica se está llevando a cabo bajo intereses partidistas, un debate que se está produciendo públicamente y cuyas discrepancias entre las partes provoca la indignación del sector universitario a nivel nacional.

La tibia y nada contundente respuesta del rector y su equipo ante acusaciones extemporáneas y mal intencionadas, trufadas de agujeros económicos, de déficit, de opacidad, tampoco contribuye en nada a tranquilizar la polémica y genera una situación de duda e incertidumbre, incluso, entre la propia comunidad universitaria.

Desde CSIF se insta no sólo al diálogo, sino a que éste se produzca en un ámbito privado para no dañar la imagen de la UCLM. El sindicato no entra a valorar la gestión de la Junta de Comunidades ni de la UCLM, pero sí ensalza la calidad del trabajo desarrollado en la Universidad pública y la honestidad de profesores y profesionales en base a criterios objetivos a pesar de su infrafinanciación.

En primer lugar, y ahí están los datos numéricos de cualquier estadística oficial, la UCLM ha sido una de las universidades públicas peor y menor financiadas durante los últimos años por sus gobiernos autonómicos, hayan estado presididos por María Dolores de Cospedal o Emiliano García-Page.

En segundo lugar, y también es una realidad contrastable, los resultados de la auditoría del Tribunal de Cuentas sobre la UCLM son bastante más favorables en cuanto a resultados, advertencias, amonestaciones o seguimiento de las recomendaciones de años anteriores que los de la mayoría de las universidades públicas españolas.

Por último, tampoco sale mal parada la UCLM en rankings de transparencia o en estadísticas de gestión de universidades con titulaciones con escaso o insuficiente número de alumnos.

Si los datos objetivos presentan semejante realidad y si el gobierno autonómico conoce el déficit estructural de la universidad, la utilización del remanente y la espera de disponibilidad de los fondos FEDER por parte de la UCLM, desde CSIF nos atrevemos a preguntar lo siguiente: ¿Estamos asistiendo por parte de la Junta de Comunidades a una campaña de desprestigio sobre la UCLM con verdades a medias para justificar que no financie suficientemente a la institución universitaria? ¿El Plan Estratégico, el Mapa de Titulaciones, la Auditoría componen una excusa o una cortina de humo para dilatar y retrasar una necesaria e imprescindible financiación?

Mientras se aclara este panorama complejo, debe terminar el enfrentamiento 'Page versus UCLM'. No es nada razonable y supone una terrible estulticia atacar a la Universidad de Castilla-La Mancha. Hay que volver a poner en valor una institución universitaria clave en nuestro desarrollo regional y excelente marco de estudio para 30.000 alumnos y de actividad profesional para 3.000 profesores y personal de administración y servicios.

Cada día más ciudadanos se preguntan ¿quieren acabar con la UCLM? ¿Van a cargarse al rector? ¿Buscan beneficiar los intereses de las universidades privadas que quieren instalarse en la región? ¿Qué hago con mi hijo que el año próximo empieza la universidad? ¿Page quiere asegurar la obtención de diputados llevando titulaciones a determinadas ciudades? ¿Por qué hay especial interés en dirimir públicamente y con escándalo las discrepancias entre instituciones?