La Consejería de Sanidad pretende normalizar que cualquier UVI-móvil pueda acudir a emergencias sin médico
-CSIF se opone rotundamente a un decreto que prescinde de los facultativos en las ambulancias y obliga al personal de enfermería a atender situaciones de extrema gravedad

-La medida podría suponer importantes riesgos para la ciudadanía en la debida atención sanitaria
12 de Noviembre de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) votó en contra de la modificación propuesta en el Consejo de Salud del pasado 29 de octubre sobre el Decreto de Certificación Técnico-Sanitaria del Transporte Sanitario por Carretera 66/2017. Se recoge en esta nueva versión de forma expresa que las ambulancias de Soporte Vital Avanzado (UVI-móvil) no precisen la presencia de un médico, lo que abre la puerta a normalizar que las UVIS móviles destinadas a emergencias puedan puntualmente o de forma permanente acudir a las emergencias sin la presencia de un facultativo.

Desde CSIF consideramos que uno de los motivos ocultos de esta modificación sea compensar y dar legalidad a la no sustitución de las ausencias por enfermedad u otras causas de los médicos del 112.

CSIF considera esta cuestión un verdadero atropello, no sólo para los médicos del 112 que verían como se prescinde de su servicio vía decreto, sino del personal de enfermería del 112 que podría verse obligado a atender situaciones de extrema gravedad, como es lo habitual en este ámbito, sin la presencia de un médico. Esto añadiría con toda probabilidad inseguridad jurídica a su trabajo.

Sin olvidar que el verdadero perjudicado es el ciudadano, que podría asistir perplejo a que la UVI móvil que ha solicitado en un caso de extrema necesidad llega sin médico.

Asimismo, las empresas de ambulancias sólo tendrían que presentar una declaración responsable para renovar la certificación técnico-sanitaria de las ambulancias sin necesidad de Inspección como hasta ahora.

CSIF exige a la Administración Sanitaria que rectifique y anule la tramitación de esta modificación del Decreto de Certificación Técnico-Sanitaria del Transporte Sanitario por Carretera 66/2017, que consideramos un despropósito.