CSIF condena enérgicamente la brutal agresión sufrida esta madrugada por el médico de Urgencias de Camarena (Toledo)
-El facultativo se encuentra ingresado en la UVI del Hospital Virgen de la Salud de Toledo con pronóstico muy grave

-CSIF pide al SESCAM que recupere el Plan Perseo de actuación en casos de posible violencia, para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado acompañen a los facultativos en estos avisos
14 de Junio de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha condenado hoy la agresión sufrida esta madrugada por el médico de guardia del Centro de Salud de la localidad toledana de Camarena, en un domicilio particular en el que iba a asistir a un hombre de 59 años que presuntamente había sido agredido por su hijo, en estado de embriaguez.

Los hechos se produjeron sobre las 3.00 de la madrugada, tras recibir una llamada del 112 que indicaba que un varón de 29 años en estado de embriaguez estaba agrediendo a su padre. El facultativo acudió al domicilio, acompañado por una enfermera que, afortunadamente, pudo protegerse de la agresión.

El joven agredió al médico con una vara de hierro en la cabeza produciéndole un traumatismo craneoencefálico, del que ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo y cuyo pronóstico es muy grave.

PLAN PERSEO. Tras esta nueva agresión, CSIF cree que sería bueno mejorar dicho plan mediante el desarrollo de dos lineas de actuación:

La primera que se estableciera un acceso directo al registro de episodios violentos que posee el SESCAM para que los profesionales de cada GAI, pudieran conocer, previamente al desplazamiento, aquellos lugares de riesgo donde ha existido incidentes.

La segunda mejora consistiría en regular y establecer un acuerdo de colaboración y participación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que permita que cuando se tengan sospechas de violencia en el domicilio debido a antecedentes previos, acompañen a los profesionales para que fueran ellos los primeros en entrar en el domicilio y evitar estas agresiones o, al menos, prevenirlas, o si no fuese posible, esta ultima opción, CSIF propone como alternativa que se aumentase el numero de vigilantes de seguridad en cada GAI que permitiera acompañar en estos casos a los profesionales.

Por último, CSIF opina que sería muy importante también hacer una gran campaña mediática para que los ciudadanos se concienciaran de que agredir al personal sanitario es motivo de una sanción grave con pena de cárcel.

CSIF recuerda que la violencia es una lacra que la paga toda la sociedad y supone un empobrecimiento de esta, y solicita al Sescam a que se persone en todos y cada uno de los casos de agresión, como acusación particular y adopte con la mayor celeridad las medidas que sean necesarias para evitar que esto le vuelva a suceder a cualquier empleado público.