CSIF denuncia el progresivo deterioro en la Salud Laboral de los empleados públicos
-Los servicios de Prevención de Riesgos Laborales están sobresaturados, lo que ha provocado un aumento de la siniestralidad y del absentismo laboral

-CSIF solicita que la gestión de las bajas por accidente y enfermedad las asuma el SESCAM, como se venía haciendo antes, y no la actual mutua de trabajo
16 de Noviembre de 2016

CSIF denuncia la relajación y desidia de los responsables de la gestión de Prevención de Riesgos Laborales de la Administración pública en el cumplimiento de sus funciones, fruto en gran parte a que desde hace más de tres años los servicios de prevención de riesgos laborales están sobresaturados, pues se han duplicado el número de pacientes y usuarios a atender con el mismo personal.

Esta situación ha conllevado en los empleados públicos el creciente aumento de la siniestrabilidad y el absentismo laboral, lo que provoca el aumento de costes para la Administración publica y la merma de la eficiencia de los servicios que se ofrecen a los ciudadanos.

En el año 2005 se creó el Plan de Seguridad Corporativa y de Protección del Patrimonio (Plan Perseo), el cual tuvo una buena aceptación debido a que se dotó de una estructura de recursos humanos para gestionar y supervisar acciones encaminadas a prevenir y proteger a los pacientes, usuarios y trabajadores públicos en casos de violencia.

Al cambiar los responsables de salud laboral, la aplicación de dicho plan fue menguando, limitándose al único y exclusivo papel de registrar las agresiones en los centros sanitarios, lo que ha conllevado el aumento de las agresiones por inacción en cuanto a esta materia.

CSIF ha solicitado en diversas ocasiones reunirse con el Director General de la Función Pública, sin obtener respuesta alguna, de cara a ayudar a la Administración a implementar medidas técnicas y organizativas que mejoren la salud laboral de los empleados públicos, las cuales no tendrían coste económico.

CSIF reitera la petición de que la gestión de las bajas por accidente de trabajo y enfermedad profesional las asuma el SESCAM como se venía haciendo antes y no la actual mutua de trabajo, la cual presenta serias dudas para catalogar accidentes y enfermedades.

Además, CSIF ha propuesto en los distintos comités de seguridad y salud un protocolo de adaptación y cambio de puesto de trabajo regional, a fin de poder dar respuesta a los distintos problemas que posee la Administración en esta materia ante la falta de puestos de trabajo disponible, sin haber obtenido respuesta al caso.

CSIF insta al Gobierno regional una vez más a tener una reunión al más alto nivel, para diseñar, participar y ejecutar un Plan Integral de Prevención de Riesgos Laborales que permita de verdad mejorar la salud laboral de los empleados públicos, pues las reuniones de Comité de Seguridad de Salud Laboral son reuniones donde se habla de distintas cuestiones, pero no se concreta nada y no se lleva a cabo ninguna acción.