En Toledo, CSI-F convoca a sus delegados el próximo jueves 26 de Noviembre
24 de Noviembre de 2015
  • El sindicato acusa a Page de “vender humo” a los 67.000 empleados
  • Una cláusula pide no realizar ninguna actuación sindical mientras se negocia


La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato mayoritario en la función pública, iniciará el próximo jueves en Toledo una serie de movilizaciones, con las que pretende llamar a la unidad de los sindicatos y los empleados públicos, ante lo que considera una “tomadura de pelo” por parte del Gobierno regional, en las propuesta que éste ha planteado en las mesas de negociación.


El objetivo principal es desbloquear las negociaciones con la Junta que afectan a 67.000 empleados, de los que más de 20.000 están en la provincia de Toledo.

CSI·F denuncia “el uso de maniobras dilatorias” en el proceso de negociación, por parte del Gobierno de Emiliano García-Page, “con un marcado fin electoralista, y su farisaica conducta”, con respecto a su etapa en la oposición.

Esta movilización convocada por CSI·F tiene como objeto “alcanzar un acuerdo” que permita la recuperación de las condiciones laborales y salariales de los empleados públicos de la Junta, ya que “no se entiende que mientras en otras Comunidades Autónomas como Madrid, Andalucía, Castilla León o Murcia, entre otras, se ha llegado a acuerdos y pactos que recuperan el resto de la extra de 2012 en 2016 y los días de libre disposición, en Castilla-La Mancha sólo presentan calendarios que dilatan la negociación para los próximos cuatro años, en un infumable documento en el que incluyen una cláusula final de compromiso de no realizar ninguna actuación sindical durante la sempiterna negociación”.

Además, CSI·F denuncia que el Gobierno del PSOE “no muestra en absoluto ningún interés” en poner fin a la Tasa del 3% (Tasa Cospedal) que sufren los empleados públicos exclusivamente en Castilla la Mancha “y que tiene visos de pasar a ser la ‘Tasa Page”.
Para CSI·F, “ningún Gobierno regional trata a sus empleados quitándoles anualmente casi una paga de su salario para dedicarla a puestos de libre designación, asesores, empresas públicas deficitarias…, con la ya maltrecha excusa de la crisis, y recuerda al PSOE que su comportamiento político contrasta radicalmente con la ya ¿olvidada? postura de este mismo partido socialista en la región, en su etapa de oposición en el Gobierno regional”.

Ante esta situación de parón negociador y por la defensa de los empleados públicos de la Junta, CSI·F ha decidido pasar a la acción y realizar concentraciones en las provincias de Castilla-La Mancha, para pedir la aplicación inmediata a los empleados públicos de la Junta de las medidas que se han aprobado en la administración estatal, para exigir la derogación de la Ley 1/2012 del gobierno de Cospedal y para acabar en los Presupuestos 2016 con la “infamia” que supone el mantenimiento de la rebaja salarial del 3%, única en toda España y la normativa de incapacidad temporal que sigue vigente.