CSI·F señala que el Gobierno cierra las puertas de la recuperación económica a los empleados públicos
26 de Septiembre de 2014

El sindicato no descarta ninguna medida de presión sindical

- El Gobierno quiere congelar las retribuciones por quinto año consecutivo
- Hacienda pretende devolver sólo los 44 días devengados de la Extra de diciembre de 2012 que ya nos reconocen los Tribunales
- La tasa de reposición –que se mantiene a nivel general en un 0% y sube a un insuficiente 20% en sanidad y educación- destruirá decenas de miles de empleos públicos en 2015, el 80 por ciento de las plazas que se jubilen

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato más representativo en las administraciones públicas, manifestó hoy su rechazo absoluto al proyecto de Presupuestos Generales del Estado porque da nuevamente la espalda a los empleados públicos con una nueva congelación de sus retribuciones por quinto año consecutivo y agravará el deterioro de los servicios públicos.
CSI-F intentará recuperar las condiciones laboralesen el trámite parlamentario, hasta finales de diciembre, y no descarta ninguna medida de presión sindical.
Este proyecto de Ley de Presupuestos supone un nuevo portazo a las expectativas de los empleados públicos para sumarse al tren de la recuperación económica. Además, el Gobierno ha vuelto a faltar el respeto a sus empleados públicos, tanto en las formas (limitando el ámbito de negociación a los sindicatos y lanzando globos sonda a los medios de comunicación) como en el fondo, con un proyecto claramente cicatero e insuficiente.
Las sentencias judiciales promovidas por CSI-F y otros sindicatos y la contestación de los empleados públicos durante este tiempo han empujado al Gobierno a introducir una tímida e insuficiente devolución de la paga extra. No nos regala nada y además juega al regateo, hurtándonos una paga que ya nos reconocen los tribunales en toda España, dado que el 25 por ciento equivale a los 44 días de la paga devengada de la Extra de diciembre de 2012.
Por otra parte, la tasa de reposición supone la destrucción del 80 por ciento de las plazas de personal que se jubile el año que viene y eliminará de un plumazo decenas de miles de puestos de trabajo en 2015. Esto supone más inseguridad en nuestras calles, menores niveles de calidad en nuestras escuelas, hospitales y centros de trabajo o una justicia aún más lenta.
Estamos convencidos de que el Gobierno debería verse obligado nuevamente a mover ficha antes o después –como ha ocurrido en el Ministerio de Justicia--, si no quiere dar la espalda a 2,5 millones de empleados públicos y a sus familias. Pero le quedan pocos meses para hacer justicia y compensar a nuestro colectivo. Hay que tener en cuenta además que podrían ser los últimos presupuestos de esta legislatura.