CSIF logra una sentencia que condena a Solimat a reconocer el riesgo en el embarazo por Covid-19 de una trabajadora del Sescam
-El Juzgado de lo Social n.º 1 de Albacete señala que la estrategia de la mutua “no tiene sino como fin eludir en cierta medida las responsabilidades económicas que tiene que asumir”
02 de Julio de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha logrado una sentencia, en el Juzgado de lo Social nº 1 de Albacete, de 29 de junio, que condena a Solimat a pagar a una facultativa del Hospital de Almansa la prestación por riesgo frente al Covid-19 durante el embarazo.

Esta sentencia se suma a la conseguida el pasado mes de marzo en el Juzgado de lo Social n.º 2 de Albacete, pionera porque fue la primera que reconocía el derecho a percibir esta prestación por parte de una mujer embarazada.

En esta resolución, la afectada presentó el 3 de febrero solicitud de prestación por riesgo en el embarazo ante Solimat, mutua que tiene concertada la cobertura de las contingencias profesionales de los trabajadores del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam).
Sin embargo, y a pesar de contar con informes favorables de su centro hospitalario y del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, Solimat denegó la solicitud “por encontrarse en situación de especial sensibilidad en relación a la infección de coronavirus SARS-COV-2, sin posibilidad de adaptación del puesto de trabajo, protección adecuada que evite el contagio o reubicación en otro puesto exento de riesgo de exposición al SARS-CoV-2”.
Ante esta respuesta, CSIF solicitó medidas cautelares para la suspensión de contrato, las cuales fueron adoptadas el 9 de abril con carácter inmediato por el mismo Juzgado de lo Social nº 1 de Albacete.
Ahora, la sentencia es importante porque señala que el riesgo durante el embarazo constituye una contingencia distinta de la maternidad y de la incapacidad temporal, y tiene expresamente la consideración de contingencia profesional.
CSIF lamenta que Solimat no considerase a la afectada como trabajadora especialmente sensible, en contra del propio criterio del Ministerio de Sanidad en su procedimiento de actuación para los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2.
Así, la sentencia subraya que la estrategia de Solimat “no tiene sino como fin eludir en cierta medida las responsabilidades económicas que tiene que asumir”.
CSIF reclama que, en adelante, Solimat declare el riesgo en el embarazo a las trabajadoras desde el inicio de la gestación reconociendo su baja laboral sin pérdida retributiva o la aplicación de una adaptación de su puesto de trabajo.