CSIF pide un mayor esfuerzo a la Consejería de Educación en la bajada de ratios.
-El sindicato se alegra de la bajada de ratios para 3º y 4º de ESO anunciada por el presidente Page en el discurso de investidura.
03 de Julio de 2019

CSIF, ante la bajada exigida por CSIF durante los últimos años de ratios a 30 alumnos en 3º y 4º de ESO, solicita a la Consejería de Educación y al Gobierno regional un mayor esfuerzo y bajar las ratios en todas las etapas educativas. Esta medida, aunque es bienvenida, llega tarde, ya se realizó a primeros de junio la escolarización para el curso 2019-2020, y en algunos centros habrá problemas de espacio ya que será necesario desdoblar aulas.

Es un momento importante para la educación de los alumnos la última etapa de educación secundaria, por eso nos alegramos de la bajada desde los 32 alumnos actuales a los 30 previstos para el 1 de septiembre. Se trata de unos años clave para que el alumno se decante por el Bachillerato o por la Formación Profesional, por eso la atención lo más individualizada posible es beneficioso.

Pero también lo es en Bachillerato, donde los alumnos se preparan para afrontar la EVAU con garantías y su posterior aprovechamiento en la enseñanza Universitaria, y ahí se mantienen unas ratios elevadas, 32 alumnos que podrían llegar a 36 si se aplica la “escolarización sobrevenida”, fenómeno que se puede producir con alumnos matriculados en septiembre por cambio de domicilio laboral o personal de los padres.

Otro tanto sucede con los alumnos de Formación Profesional, Escuelas Oficiales de Idiomas, Escuelas de Arte, Música y Artes Escénicas…. CSIF aboga por bajar las ratios en todas las etapas educativas.

No ha quedado claro, en el discurso de investidura, si también se bajarán las ratios en los últimos años de Educación Primaria. CSIF considera necesario bajarlas de forma inminente pues son los años en los que los alumnos con diez años se preparan para “dar el salto” al Instituto.

CSIF ve con buenos ojos la medida anunciada hoy, pero lo considera sólo el primer paso en la bajada de ratios que debe llevarnos a los niveles anteriores a los recortes. Para ello no cejaremos en nuestro empeño reivindicativo, que tiene por objetivo mejorar la enseñanza pública de Castilla-La Mancha.