CSIF alerta sobre la precariedad que conlleva el nuevo Convenio de Paradores
-Después de tres años de beneficios, la Central Sindical exige acabar con las calamidades que originó el ERTE que se aplicó en la empresa pública durante la crisis
14 de Septiembre de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) muestra su rotunda disconformidad con el nuevo Convenio General de Paradores que, después de casi diez años de negociación, va a firmarse en breve. Un Convenio en el que exclusivamente se mejora en materia de incremento salarial lo establecido en la Ley de Presupuestos Generales del Estado en una empresa pública como Paradores, que podría permitirse mejores condiciones para sus trabajadores. Los tres últimos años han sido extraordinariamente beneficiosos en el terreno económico y, sin embargo, hay empleados con más de 20 años de antigüedad que seguirán sin alcanzar siquiera los 1.000 euros mensuales con las pagas incluidas.

CSIF justifica que éste era un momento cumbre para reparar las calamidades que, durante la crisis, originó el ERTE en el que los 4.000 empleados de Paradores perdieron tantos derechos. La Central Sindical no ha podido estar en la Mesa de Negociación del Convenio porque cuando se inició la misma CSIF aún no había aterrizado en Paradores, donde cada día está más cerca de alcanzar el 10% de representación.

De ahí que la Central Sindical conozca el malestar de una plantilla y de sus condiciones irrisorias que el nuevo Convenio no va a reparar con la autoridad que se necesitaba. La satisfación no puede reducirse a haber mejorado el capítulo de las prejubilaciones ni a la eliminación de los descuentos por baja médica, porque este último aspecto no es más que una imposición de la Ley tras el acuerdo firmado por CSIF con el Gobierno central el pasado mes de marzo para el conjunto de empleados públicos.

Los trabajadores de Paradores, a diferencia de lo que pasa en otras empresas públicas de la misma naturaleza, seguirán sin cobrar por antigüedad y las libranzas de los fines de semana han empeorado, incluso, respecto al Convenio anterior. De ahí que CSIF no entienda la satisfacción que proclaman los sindicatos que suscriben este Convenio; para la Central Sindical la satisfacción es otra cosa, sobre todo cuando se habla en nombre de 4.000 trabajadores que llevaban casi diez años esperando que cambiasen las reglas de juego en Paradores. Y no será así.