CSIF reivindica a administraciones y empresarios que velen por la seguridad de los empleados que regresan a su actividad laboral
-El sindicato llama a la responsabilidad de sus responsables para que garanticen el cumplimiento de las medidas de prevención y seguridad establecidas por el Ministerio de Sanidad contra el COVID-19 y en conformidad con la Ley 31/1995 de prevención de Riesgos Laborales y Real Decreto 664/1997

-CSIF exige el suministro de equipos de protección individual para todos los empleados retornados y el empleo de test para los sintomáticos, además de recordar que deben realizarse pruebas a todo el personal esencial
14 de Abril de 2020

Hoy, son muchos los castellano-manchegos que regresan a sus puestos de trabajo tras el levantamiento del decreto de hibernación para los trabajadores correspondientes a los servicios no esenciales. Por ello, CSIF reivindica la responsabilidad de las Administraciones Públicas y empresas privadas implicadas de que velen por su seguridad y garanticen el cumplimiento de las medidas de prevención establecidas por el Ministerio de Sanidad contra el COVID-19.

CSIF resalta que es tarea de las instituciones y empresariado el garantizar el suministro de los materiales de prevención y protección necesarios para asegurar su salud, tal y como se contempla además en la Ley 31/1995, del 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales, así como en el Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos.

De esta forma, la Central Sindical recuerda la obligación de los mismos de garantizar el suministro de los equipos de protección individuales que sean necesarios para cubrir a sus plantillas y adecuar los puestos de trabajo para mantener una distancia de seguridad. Asimismo, también es crucial desinfectar los centros de trabajo, así como la de los propios vehículos utilizados durante la jornada laboral.

Además, en dicha ley también se incide en la prestación de un servicio de vigilancia periódica del estado de salud de sus trabajadores en función de los riesgos inherentes al trabajo. En este sentido, el sindicato incide en la realización de test a todos los empleados reincorporados sin excepción que tengan síntomas, ya que desconocen si son portadores SARS-CoV-2 COVID 19, lo que supone un riesgo para su propia salud y de transmisión para los demás trabajadores, o para otras personas que asistan al centro de trabajo donde presta sus servicios.

En este sentido, el sindicato recalca que solo así se podrá esclarecer quiénes son portadores o no del coronavirus y proceder a las medidas oportunas que eviten la masificación de contagios.

Por último, CSIF recuerda la necesidad de realizar el empleo masivo de test, se tengan o no síntomas, a todos los profesionales de ámbito sanitario, personal sociosanitario, Cuerpo Nacional de Policía, Policía Local, Guardia Civil, bomberos, Protección Civil, militares, agentes medioambientales, personal de instituciones penitenciarias y empleados del sector privado encuadrados dentro del personal esencial.

MEDIDAS

Al amparo de lo establecido en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, la bibliografía editada por el Ministerio de Sanidad con respecto al COVID-19, y de acuerdo con lo establecido en el RD 664/1997, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, se reclama la aplicación de las las siguientes medidas de prevención de riesgos laborales para preservar la seguridad y salud de los trabajadores:

  • La dotación de equipos de protección individual (EPIs); Gafas, mascarillas FFP2, guantes...

  • Implantación protocolo de desinfección de las herramientas de trabajo.

  • Dotación de desinfectantes en los centros de trabajo para la limpieza de las herramientas de trabajo.

  • Instalación de dispensadores de solución hidroalcohólica en los centros de trabajo

  • Instalación de cartelería de recuerdo de información utilización de EPIS, mantenimiento de distancia social de al menos 1.5 metros.

  • Instalación de mamparas de seguridad en los puntos de atención al público a fin de evitar contagios.

  • Rediseño de los puestos de trabajo a fin de que exista una distancia de seguridad entre los trabajadores de al menos 1.5 metros, en el caso de que físicamente no fuese posible, en su defecto, se recomienda la separación física de los puestos de trabajo mediante mamparas de protección.

  • Se realicen actividades formativas prácticas del buen uso de los EPIs