CSIF abre la Oficina de Defensa del Empleado Público (ODEP)
-La Central Sindical crea esta herramienta jurídica pionera que ofrece asesoramiento y protección ante cualquier situación que afecte a los trabajadores públicos de la región

-El sindicato anuncia que se personará como acusación particular frente a cualquier agresión que sufran los empleados públicos de Castilla-La Mancha

-El presidente de CSIF Castilla-La Mancha, Julio Retamosa, subraya que "la violencia no es ninguna broma, con la violencia perdemos todos"
19 de Noviembre de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) trabaja para recuperar y mejorar los derechos de los empleados públicos de Castilla-La Mancha, así como para mantener el prestigio profesional de todos los trabajadores de la Administración Pública. Los servicios jurídicos de CSIF trabajan de forma coordinada en esta materia, pero con la Oficina de Defensa del Empleado Público (ODEP) se facilita una ventana directa para encontrar soluciones a todas las problemáticas individuales ofreciendo defensa y asesoramiento ante cualquier situación.

El presidente de CSIF Castilla-La Mancha, Julio Retamosa, ha destacado “la creación de esta herramienta, que es pionera no sólo en la región, sino también a nivel nacional”, añadiendo que “ofrecemos confidencialidad, protección, apoyo y ayuda desde distintas vertientes: sindical, jurídica, psicosocial y preventiva, ante situaciones de violencia, de agresión, de acoso laboral y de cualquier otro tipo. Nos ocuparemos del trabajador, escuchándole, acompañándole y asesorándole de forma gratuita y confidencial”.

Dando un paso más allá, Retamosa avanza que CSIF, a través de la ODEP, se personará como acusación particular ante cualquier caso de agresión que sufran los empleados públicos de la región. “La violencia no es ninguna broma, con la violencia perdemos todos. La seguridad es vital, pero también es crucial que el agredido no se sienta solo y que todo el peso de la ley caiga sobre el agresor”, apostillaba Retamosa, que añadía que “entre todos, tenemos que combatir esta terrible lacra , la de la violencia en el trabajo, que padecemos , los trabajadores y toda la sociedad. Hay que educar, concienciar, aplicar medidas de prevención en los centros de trabajo, guardias de seguridad y botones antipánico. Se hace imprescindible una dotación presupuestaria y un mapa de riesgos”. Con todo, Retamosa animaba a “denunciar las amenazas y agresiones para poder erradicarlas, son muchos los casos que no se denuncian y por tanto no trascienden”.

Esta Oficina de Defensa del Empleado Público debería estar implantada en la propia Administración regional, pero “nos hemos visto obligados a dar este paso al considerar que los trabajadores de la Función Pública en Castilla-La Mancha no cuentan con un portal eficaz para resolver dudas, y lo que es más importante, se sienten indefensos cuando surge un problema”. Frente a esta carencia, la ODEP supone un canal directo con su propio portal web dentro de CSIF: www.csif.es/odepclm

Además, una de las funciones de la ODEP versará sobre la defensa en el caso de que los empleados públicos denuncien situaciones de corrupción en cualquier administración. “La Función Pública debe ser garante de los principios de igualdad, mérito y capacidad, pero también del correcto uso de los fondos públicos, que no son otra cosa que el dinero de todos los castellanos-manchegos. Atacaremos con toda nuestra fuerza los casos de corrupción, y es que no puede ser que el denunciante se convierta en víctima”, explicaba Retamosa.


MÁS FUNCIONES
El responsable de los servicios jurídicos de CSIF Castilla-La Mancha, Antonio Esteban de la Morena, avanzó que otras funciones consistirán en la actuaciones de mediación, a cuyo fin se han designado, y se han puesto a disposición de los empleados públicos, la figura de un denominado “agente mediador entre el trabajador y la Administración, que canalice, escuche, atienda, y dé cumplida respuesta a los conflictos entre Administración y empleados públicos, en las discrepancias, falta de entendimiento, y conflictos laborales que puedan concurrir , desde el desarrollo de tareas o funciones que se encomienden a los servidores públicos, que excedan del puesto de trabajo, como cualquiera otra incidencia que en el ejercicio de sus funciones puedan concurrir”.

También, los servicios de la ODEP impulsarán dentro de los canales de negociación, mediante las personas especialmente preparadas al efecto, cambios normativos que puedan afectar al bien jurídico protegido, cual el servicio público, la atención a los ciudadanos garantizando y protegiendo, en el ejercicio de sus funciones, a los empleados públicos.

Asimismo, se puso de manifiesto que en Castilla-La Mancha no existe la figura de Defensor del Empleado Público, y que es la Administración quien actúa de oficio en la defensa de sus trabajadores, lo que en casos de conflicto ocasiona situaciones de ambigüedad y falta de objetividad. “A los empleados públicos, en muchos casos, sólo se les exigen deberes, abandonando su defensa y asistencia debida”, explicaba Estaban; un derecho que Esteban extendía a los trabajadores de la empresa privada.

La ODEP pondrá especial atención en adecuar medidas preventivas y la mejora de las relaciones de trabajo, tratando de evitar medidas traumáticas, siendo su objetivo, además, el de implantar una cultura de diálogo y colaboración mutua.

CSIF, con la creación de este servicio, da respuesta a vacíos existentes, impulsado por las numerosas demandas de los empleados públicos ante la carencia de atención, respuesta y defensa, a la problemática indicada.