Jubilación: CSI-F Enseñanza Castilla La Mancha rechaza la reforma del sistema de pensiones
01 de Febrero de 2011

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) rechaza de manera rotunda la reforma de las pensiones acordada por el Gobierno, CC.OO., UGT y los empresarios que supone ampliar la edad de jubilación a los 67 años y aumentar el cálculo de la base de cotización de 15 a 25 años.

Para CSI·F, la reforma reducirá la cuantía de las pensiones por encima del 20% debido al retraso en 2 años de la edad de retiro y a que el trabajador acumula el mejor salario en los últimos años de su vida.

Con un desempleo por encima del 20% y un paro juvenil superando el 40%, CSI·F califica de insultante y farsa a los ciudadanos exigir trabajar 38,5 años para jubilarse con 65 o pedir 37 años cotizados para optar a la jubilación a 67 años con la pensión íntegra.

CSI·F señala que estas medidas se tornan empobrecedoras, sólo recortan gastos sin tocar el sistema de ingresos. Además, obligarán a los trabajadores a tener que acudir, si quieren tener una jubilación digna, a los planes de pensiones de las entidades financieras.

CSI·F denuncia una vez más mercadeo y ocultismo en la negociación, perdiendo la oportunidad de hacer una reforma real y efectiva para todos. No se contemplan las opciones de jubilación flexible o voluntaria, retrasan el derecho a la jubilación anticipada, etc. CSI·F resalta que las jubilaciones no contributivas deberían ser financiadas vía Presupuestos Generales del Estado, no a través de las cotizaciones de los trabajadores.

Para CSI·F no hay constancia de que se limiten las prejubilaciones escandalosas que, en muchos casos con dinero público, se realizan en bancos y grandes empresas. Tampoco se abordan las jubilaciones de políticos y parlamentarios que perpetúan la diferencia entre ciudadanos de primera y de segunda.

CSI·F denuncia la complicidad de CC.OO y UGT con el Gobierno, aceptando una propuesta denostada hace sólo unos días a la que calificaban de injusta e innecesaria. Ahora, aumentan el tiempo de trabajo y las cotizaciones de los trabajadores a la vez que disminuyen las prestaciones y su tiempo de disfrute.

Por último, CSI·F considera que reformando el actual sistema se perjudica a todos los trabajadores sin mejorar ninguno de los dos grandes problemas de los españoles: el paro y la falta de crecimiento económico.