CSIF advierte de las dificultades que tienen los docentes para la realización de pruebas PCR
-El sindicato señala la incidencia de casos en la provincia y refleja la necesidad de volver a implantar un calendario para el diagnóstico de coronavirus
28 de Diciembre de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) advierte de las dificultades que tienen los docentes para someterse a una prueba PCR a través de la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface), lo que está generando una enorme tensión entre el profesorado con síntomas de coronavirus o que han estado en contacto con personas contagiadas.

El protocolo de Muface dictamina que las compañías solo atienden los casos con síntomas de especial gravedad, quedándose fuera de esta protección los casos leves, las personas que han tenido un contacto estrecho con un positivo Covid y las personas que tienen que someterse a una operación quirúrgica.

La responsable provincial de Educación de CSIF Ciudad Real, Rocío Romero, mantiene que “se está mareando a los docentes, ya que se están produciendo casos en los que la clínica concertada les deniega la prueba derivándolos al sistema público, que a su vez los vuelve a mandar al concertado”.

Muface advierte que la situación actual se encuadra en la competencia de vigilancia epidemiológica, por lo que corresponde a los servicios de salud pública de cada comunidad autónoma la ejecución de pruebas cuando se trata de un posible contacto estrecho con persona que ha dado positivo en pruebas COVID-19, pero “la realidad es que han dejado a los docentes llamando a todas las puertas, reclamando una prueba que debería ser inmediata para evitar la propagación del coronavirus”.

Para CSIF, en una provincia en la que se han confinado el IES Juan D´Opazo de Daimiel y el IES Fernando de Mena de Socuéllamos, o los 19 profesores aislados del IES Bernardo de Balbuena de Valdepeñas, la coordinación entre administraciones y la gestión de las pruebas PCR debería haber sido más ágil.

En esta línea, y teniendo en cuenta la negativa de la Consejería de Educación de adquirir purificadores de aire homologados y medidores de CO2, la Administración regional debe volver a plantearse la ejecución de un calendario de pruebas PCR a todo el profesorado de Castilla-La Mancha.