Manifiesto de las concentraciones del 14 de Mayo contra la reforma laboral
11 de Mayo de 2012

El Gobierno nos presentó a los españoles una Reforma Laboral que empeoraba sensiblemente las condiciones de los trabajadores, a la vez que facilitaba el despido en un escenario donde el desempleo alcanza cifras dramáticas.

El texto recoge aspectos imposibles de asumir por CSI·F para los trabajadores de le empresa privada: facilidad en los despidos, despidos por baja médica, bajadas salariales, límite al encadenamiento de contratos, restricciones a la negociación colectiva, etc.

Pero el Real Decreto-ley 3/2012 de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral incluye, además, unas medidas del todo punto inasumibles para CSI·F como sindicato mayoritario de la función pública: se trata de la Aplicación del despido por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción en el Sector Público recogidas en la Disposición adicional segunda.

Aquí se recoge poder despedir al Personal Laboral al servicio de las Administraciones Públicas buscando estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera. Es decir, cerca de 1 millón de trabajadores laborales de las distintas administraciones públicas españolas podrían ser despedidos por razones económicas o de producción.

Ante este planteamiento -impuesto sin negociación con los agentes sociales-, CSI·F buscó la vía parlamentaria para frenar la brutal agresión que supone poder hacer Expedientes de Regulación de Empleo en el Sector Público. Durante semanas nos reunimos con los grupos parlamentarios, desde el PSOE al PP, desde Izquierda Unida a los nacionalistas.

A todos les expusimos que estos trabajadores entraron a la Administración a través de procesos selectivos donde se garantizaban los principios básicos de igualdad, mérito y capacidad.



A todos les informamos que éste Personal Laboral realiza un magnífico trabajo en servicios básicos para la sociedad y los ciudadanos: tratando a nuestros mayores en las residencias, cuidando de nuestros niños en las guarderías, dando clase en las universidades.

A todos les planteamos que las Administraciones Públicas están para dar servicios, no para hacer negocios. Por su naturaleza son deficitarias y es perfectamente lógico y razonable que las instituciones educativas o sanitarias tengan tres trimestres consecutivos de insuficiencia presupuestaria.

Sin embargo, al final, han hecho caso omiso a nuestras propuestas, no admiten modificaciones y pretender aprobar la Ley en los términos actuales. Para CSI·F, la prepotencia se ha impuesto al sentido común; las ansias económicas al servicio público.

Por eso estamos aquí manifestando nuestra repulsa por estas actuaciones; porque quieren traspasar una línea roja que debería ser infranqueable.

Por eso defendemos lo público y porque somos laborales, apoyaremos hasta el final los derechos laborales consolidados, tanto en la empresa privada como en el Personal Laboral de cualquier Administración Pública.

¡Pedimos y exigimos cordura y responsabilidad a los miembros del Gobierno y a toda la clase política!


¡NO A LA REFORMA LABORAL!

¡NO A LOS RECORTES A LOS EMPLEADOS PÚBLICOS!

Ver Galería