Más de 300 funcionarios de la Administración del Estado salen a la calle a seguir reclamando la equiparación salarial
-En una concentración mantenida en Toledo

-A las movilizaciones iniciadas por CSIF se han unido CCOO y UGT
11 de Junio de 2018

Más de trescientos funcionarios de toda la región se han concentrado hoy en Toledo, convocados por CSIF, CCOO y UGT para seguir reivindicando una subida y equiparación salarial en la Administración General del Estado, a pesar del cambio de Gobierno.

CSIF, como sindicato mayoritario en la Función Pública, ya llevó a cabo en solitario concentraciones el 31 de enero y del 27 de abril , y ahora agradece la unidad sindical en un sector que ha perdido un 15 % de plantilla desde 2011, además de que persisten grandes diferencias en materia de condiciones laborales y salarios con el personal de otras administraciones públicas.

El presidente regional del sector de CSIF, Leopoldo Felipe, en declaraciones a los medios, ha explicado que la Central Sindical ha acudido a la concentración para perseguir que las ofertas de empleo público ocupen todas las vacantes que existen en la Administración General del Estado y para que se incremente el salario de los empleados públicos un 8 por ciento.

Asimismo, se ha mostrado “contento” por la “unión sindical” en estas movilizaciones, al tiempo que espera que la nueva ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, cite a los sindicatos a la mesa de negociación que solicitaron el 7 de junio para hablar sobre estas condiciones de empleo público.

La Central Sindical ha visualizado la campaña 'A igual trabajo, mismo salario' para los empleados de AGE, que cuenta actualmente con unas retribuciones un 25 por ciento inferiores respecto a la media de las diferentes comunidades autónomas y corporaciones locales.

En Castilla-La Mancha, los empleados públicos de la comunidad autónoma pueden llegar a percibir 8.225-5.000 euros más de salario repecto a los de AGE dependiendo del nivel de funcionariado, y las diferencias del personal laboral oscilan entre los 2.788 y los 512 euros. Las diferencias rondan el 20 por ciento para los funcionarios y un 16 por ciento para el personal laboral.