CSIF advierte sobre la progresiva devaluación salarial en el sector público de Castilla-La Mancha
Los informes de Eurostat y la Fundación FOESSA demuestran una clara devaluación salarial y la caída de la renta en Castilla-La Mancha
14 de Junio de 2016

El empleado público ha estado en el punto de mira desde el inicio de la crisis, un colectivo que ha visto recortado su poder adquisitivo a través de una serie de regulaciones jurídicas que han tenido como objetivo recortar sus derechos y devaluar sus salarios. CSI·F alerta sobre la ausencia de iniciativa política para recuperar los recortes que ha sufrido el personal funcionario, laboral y estatutario de las administraciones públicas de Castilla-La Mancha.

CSI·F recuerda que en el 2010 se redujo un 5% la masa salarial de los empleados públicos y se modificaba la estructura salarial de la pagas extras dejándose de percibir 14 pagas iguales mediante el RDL 8/2010, una decisión perpetuada en los Presupuestos Generales del Estado del 2011 y que en sus sucesivas publicaciones conllevaba asimismo una congelación salarial. De la misma forma los Presupuestos de 2014 y 2015 imponían una subida del IRPF pasando de una media del 18% al 20%.

Todas estas medidas se veían agravadas con la supresión de la paga extraordinaria de 2012 (RD 20/2012) que en el caso de la Diputación de Albacete sólo ha sido devuelta en 50% y en el de la Junta de Comunidades en un 75%, así como la Ley 1/2012 de Medidas Complementarias para la aplicación del Plan de Garantías de Servicios Sociales que supuso sólo para los empleados públicos de la JCCM una reducción del 3% del salario bruto total.

A la vista de estos datos, CSI·F vuelve a denunciar el maltrato al sector público dentro de Castilla-La Mancha y pide responsabilidad en el ámbito político ante las promesas incumplidas para mejorar su situación.

Pero la pérdida de poder adquisitivo también es extensible a otros sectores. Los datos ofrecidos por Eurostat, la agencia de estadísticas de la Unión Europea (UE), muestran la devaluación salarial del mercado laboral español, que se sitúa un 39% por debajo de la media de la eurozona. El informe, publicado el pasado lunes, aclara que el salario medio de un trabajador español es de 15,8 euros por hora, 7 euros menor que la media de los empleados de la Unión Europea. Desde el 2012 la hora trabajada en España ha crecido sólo un 0,6%, mientras que en el resto de países miembros de la Unión Europea el incremento ha sido del 4,8%. El Índice de Coste Laboral Armonizado (ICLA), que mide el coste laboral por hora trabajada, registró una subida del 3,2% en el primer trimestre de 2016 en España en comparación con el mismo periodo del año pasado, aunque si se eliminan los efectos estacionales y de calendario, la variación anual del coste por hora fue del 0,7 %. El crecimiento a nivel nacional en este registro se torna menor que el conjunto de países europeos.

Desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios se aprecia con inquietud el descenso del nivel adquisitivo respecto al resto de países de la eurozona, pero en el caso de Castilla-La Mancha la situación se torna alarmante. El estudio elaborado por la Fundación FOESSA, dado a conocer el pasado 2 de junio, revelaba que Castilla-La Mancha se sitúa entre las regiones donde mayor ha sido la caída de la renta para los que menos tienen. Los ingresos de los hogares españoles han bajado bruscamente, y en el caso de los castellano-manchegos la caída ha sido de un 7,4%. CSI·F alerta sobre las crecientes desigualdades y el riesgo de exclusión, por lo que vuelve a incidir en su compromiso con la ciudadanía para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, así como el acceso al mundo laboral en el caso de los desempleados.