CSI·F denuncia el fracaso en las políticas activas de empleo
23 de Febrero de 2016

Desde el sindicato CSI-F se pone de manifiesto el fracaso en las políticas activas de empleo del Gobierno, por no haber destinado recursos a las oficinas de empleo, dedicadas exclusivamente a la tramitación de las prestaciones, incluso con falta de personal para mayor abundamiento, lo que obliga al Servicio Público de Empleo a contratar año tras año a personal interino. Dicha aseveración la evidencia la prórroga del plan PREPARA durante seis meses, es decir hasta agosto de 2016, plan que vino a sustituir al PRODI (Programa de Protección Temporal por desempleo e Integración), primera medida extraordinaria de la crisis de protección a los parados de larga duración aprobada en agosto de 2009.

CSI-F recuerda que la renovación de este plan es automática en tanto que el desempleo esté por encima del 20%. Y si tenemos en cuenta que esta es la décima edición del plan desde 2011, año en que los populares asumieron el poder ejecutivo, se puede concluir fácilmente que el desempleo en nuestro país es un mal endémico que nos hace estar en los últimos puestos de empleo de toda la Unión Europea, muy lejos de los índices de los países más desarrollados, donde tendría que figurar España.
CSI-F resalta, no obstante, la necesidad de estas prórrogas, como mal menor, para atender a estos parados de larga duración y sin ingresos, que pueden llegar a recibir entre 400 y 450 euros, en función de sus obligaciones familiares. Pero el éxito gubernamental habría sido que estos parados se hubiesen incorporado al mercado laboral y contribuyesen a la riqueza del país y a una mejor calidad personal de sus vidas.
El sindicato CSI-F constata, asimismo, los recortes habidos durante la legislatura bajo mandato del Partido Popular en este Plan PREPARA, pues se han endurecido los requisitos de acceso y la cantidad que han pasado a percibir los desempleados que tienen derecho a dicha prestación, en concreto de un 80 por ciento a un 75 por ciento del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (conocido por sus siglas IPREM), que es el índice de referencia para la concesión de esta ayuda, lo que ha supuesto reducir la misma de 425 euros a 400, si bien se ha añadido uncomplemento de 50 euros para los beneficiarios que cuenten con responsabilidades familiares. Desde CSI-F se significa que para poder tener acceso a este Plan, es necesario haber estado inscrito como demandante de empleo en una oficina pública en doce de los últimos dieciocho meses y no tener rentas superiores a una cantidad equivalente al 75% del salario mínimo interprofesional.
CSI-F informa, por último, que más de la mitad de las horas extraordinarias trabajadas durante 2015 no fueron abonadas, según los datos oficiales de la Encuesta de Población Activa, habiendo aumentado considerablemente esta abusiva práctica respecto a los años precedentes, lo que supone de facto una devaluación salarial. Una grave injusticia social, si tenemos en cuenta que, además, este incremento se da, sobre todo, en los contratos a tiempo parcial. Todo ello, concluye CSI-F, provoca más empleo precario y una mayor desprotección de los trabajadores, por lo que se hace preciso potenciar la labor de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.