CSI-F consigue en el juzgado de lo social que los profesores de religión tengan elecciones propias
12 de Abril de 2011

El sindicato independiente termina con una discriminación flagrante y posibilita que estos trabajadores tengan un órgano de representación específico.

La sentencia 212/2011 del Juzgado de lo Social nº 1 de Ciudad Real ha estimado la demanda de CSI·F contra la delegación de Cultura de la JCCM, CC.OO, STAS, USO, ANPE y UGT declarando conforme a derecho el preaviso presentado por el sindicato independiente.
CSI·F presentó preaviso de elecciones sindicales, única y exclusivamente para un número de 200 profesores de religión de la provincia de Ciudad Real por encontrarse expresamente excluidos del ámbito de aplicación del VI Convenio Colectivo del Personal Laboral de la JCCM.
La Jueza estima, conforme a lo referido recientemente por el Tribunal Supremo, que al tratarse de un colectivo excluido del ámbito del Convenio Colectivo por el que se rigen el resto de trabajadores, tal exclusión es una excepción clara a la regla de definición de centro por territorio y por dependencia.
CSI·F consigue acabar así con una discriminación flagrante y los Profesores de Religión de la provincia de Ciudad Real que prestan sus servicios en el ámbito de la Consejería de Educación, Ciencia y Cultura tienen, a partir de ahora, el derecho a constituir Comité de Empresa propio.
La sentencia avala la tesis del sindicato CSI·F en el sentido que pueden tener su propio órgano de representación en el que negocien sus condiciones laborales y no ve de justicia dejar al colectivo sin ese marco de protección jurídica. Gracias a esta sentencia se abren nuevas expectativas en la negociación respecto a los derechos profesionales de este colectivo.
El Juzgado pide poner en marcha el nuevo proceso electoral, elaborando el censo de profesores de religión afectados y dar traslado del citado preaviso a los trabajadores que deban constituir la correspondiente Mesa Electoral.
Por último CSI·F señala que, aunque el fallo va en la línea de lo manifestado últimamente por el Tribunal Supremo, la sentencia no es firme y que las partes pueden interponer Recurso de Suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia.