La precariedad se cronifica en el empleo de Castilla-La Mancha
-El sistema laboral de la región registró en agosto un 95,5% de contratos temporales y mantiene la dependencia a determinados sectores
04 de Septiembre de 2017

La bajada del paro registrado en Castilla-La Mancha en agosto, con 307 personas menos respecto al mes anterior (un exiguo -0,17 por ciento), y la pérdida de 5.317 afiliados a la Seguridad Social revelan la precariedad de un sistema laboral que deja en la región a un total de 177.716 desempleados, según los datos aportados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

El paro femenino sigue mostrando cifras demoledoras (110.728 mujeres desempleadas), la dependencia a determinados sectores ahonda en la estacionalidad (la agricultura lidera la generación de empleo con 1.648 trabajadores) y la proliferación de jornadas parciales repercute negativamente en la publicitada consolidación laboral.

En Castilla-La Mancha se ejecutaron 78.638 contratos de trabajo en agosto, de los que el 95,5 por ciento (75.106) fueron temporales. Mientras el Ejecutivo regional se felicita, la bajada del número de afiliaciones y el aumento de contratos temporales en términos anuales (9.130 más que en agosto de 2016) evidencian la cronificación de la precariedad, así como la pobreza en las familias castellano-manchegas: se perpetúan los contratos por horas y días en detrimento de la estabilidad que supone el empleo indefinido.

A pesar de que Castilla-La Mancha es una de las siete comunidades en las que ha bajado el paro en agosto, el descenso del 0,17 por ciento del número de desempleados no sirve para considerar los datos del Ministerio de Empleo como positivos. Castilla-La Mancha es la comunidad con mayor tasa de riesgo de pobreza (31,7%), según las cifras aportadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el pasado mes de abril, lo que viene a ofrecer muchas dudas sobre el sistema laboral de la región.

La denominada recuperación económica es una ficción. Las políticas de empleo del Gobierno regional se están mostrando ineficaces, y así la nueva Convocatoria de Refuerzo del Plan de Empleo 2017, que contará con 260 millones de euros más tras la aprobación de los Presupuestos Generales el pasado viernes, debería incidir directamente en la calidad del trabajo que se genera.

Por provincias, mientras Ciudad Real lidera la creación de empleo (739 personas), Albacete encabeza la destrucción de puestos de trabajo con 585 empleados menos. En el resto de provincias, el balance es positivo en Cuenca (145 parados menos) y Toledo (46 parados menos), y negativo en Guadalajara (38).

Asimismo, CSIF también incide en que los sectores de Administración Pública y Defensa y de Educación perdieron en España 9.115 y 56.906 puestos de trabajo, respectivamente, a lo largo del mes de agosto. La destrucción de empleo en estos sectores asciende a 66.021 puestos de trabajo, la peor cifra registrada de los últimos siete años.