CSI·F alerta de que el empleado público votará como colectivo
15 de Mayo de 2015
El poder de compra de los empleados públicos ha caído un 30 %
CSI·F advierte que los empleados públicos se han sentido vapuleados por los recortes de los distintos gobiernos y que van a votar como colectivo en las próximas elecciones autonómicas, municipales y generales.
El sindicato está manteniendo reuniones con todas las fuerzas políticas para presentarles sus peticiones de cara a los próximos comicios y, aunque señala que son escuchadas por todos, los partidos nuevos están siendo más receptivos.
CSI·F señala que algunos creen que meterse con los empleados públicos les da réditos electorales pero asegura que tiene la percepción de que los funcionarios van a leer con mucho interés los programas de cada partido para ver sus propuestas para las administraciones públicas, algo que hasta ahora no era así.
Entre las propuestas que ha trasladado CSI·F a los grupos políticos está la necesidad de elaborar un listado con los servicios que no pueden ser privatizados (Sanidad, Educación, Seguridad o Justicia, entre otros). También, pedimos la recuperación del poder adquisitivo y la creación de un Plan de Recursos Humanos para las Administraciones Públicas y de un sistema de evaluación, porque no queremos ni un empleado más ni menos de lo necesario.
Lo que sí critica CSI·F es el fuerte gasto realizado por muchos gobiernos en los últimos años destinado a servicios que no eran esenciales y que no necesariamente querían los ciudadanos. También sigue denunciando la proliferación de asesores, altos cargos y libres designaciones.
Al actual Gobierno, CSI·F le pide que vuelva a reunir la Mesa de la Función Pública y active la negociación que hasta ahora es inexistente, porque de cara a las elecciones los empleados públicos quieren ser parte activa porque son muchos millones de familias que se juegan el pan. Vamos a seguir insistiendo en la necesidad de abrir estos cauces de diálogo, al igual que se está empezando a abrir en la empresa privada. CSI·F se opondrá a la congelación salarial y a las tasas de reposición con un incremento "pírrico".
A menos de dos meses para que concluyan las elecciones sindicales de los centros de trabajo, CSIF calcula que logrará 6.000 delegados en el sector público (un 16 % del total) y unos 4.500 en la empresa privada, una cuantía que va en aumento desde que entrara en este sector hace más de 7 años.