CSI-F exige al Gobierno que el crecimiento en el empleo llegue también a nuestras administraciones públicas
22 de Enero de 2015

La ocupación general está a niveles de 2012, mientras que los trabajadores de las administraciones son los mismos que en 2008

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) valoró hoy de manera positiva los datos de la Encuesta de Población Activa, que arrojan un incremento de la ocupación en 433.900 personas en el tercer trimestre del año. No obstante, los últimos datos de la EPA también indican que, en contra de la tendencia general, nuestras administraciones públicas se están quedando al margen del crecimiento de la ocupación que se está experimentando a nivel general.


Así, mientras la ocupación en el sector privado se encuentra a niveles del segundo semestre de 2012 (14.561.500), en el ámbito de nuestras administraciones públicas la ocupación está todavía en términos similares del segundo trimestre de 2007 (2.927.500). Además, tenemos una temporalidad del 20 por ciento y unas plantillas bastante envejecidas (640.900, prácticamente la cuarta parte tiene más de 55 años).
Por tanto, este tímido crecimiento en el empleo no palia la tremenda destrucción de tejido humano que se ha producido durante estos años. La sociedad no se puede permitir prescindir en tiempos de crisis del personal que mantiene nuestros servicios, como la sanidad, servicios sociales, la educación, personal administrativo (sin ir más lejos en las oficinas de empleo) o en nuestros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Por eso, desde CSI-F reclamamos al Gobierno que amplíe la oferta de empleo público y a las comunidades autónomas que apliquen al máximo la tasa de reposición que les permite el Ejecutivo (hasta el 50 por ciento, dependiendo del sector).

A nuestro entender, los datos de la EPA indican que el Gobierno está dejando a los empleados públicos al margen de la incipiente recuperación económica y de la creación de empleo. CSI-F considera que nuestras administraciones públicas también deben ser un motor de crecimiento y creación de empleo de calidad, por tanto reclama la convocatoria urgente de la Mesa General de nuestras Administraciones Públicas para realizar un riguroso plan de recursos humanos.