CSI·F considera que el Gobierno tiene asignaturas pendientes con los empleados públicos
29 de Diciembre de 2014

Se deben recuperar en 2015
- Las nuevas medidas de financiación autonómica se deben trasladar también en una mejora de las plantillas y nóminas de los empleados públicos
- Aplaudimos el discurso del Rey, que reconoce la honradez y la labor de los empleados públicos como garantes del Estado de Derecho y del Bienestar
- Los empleados públicos valorarán en menos de 5 meses las medidas puestas en marcha para restablecer la dignidad del empleo público

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato más representativo en las administraciones públicas, considera que el Gobierno ha defraudado en 2014, una vez más, nuestras expectativas y no ha estado a la altura de la labor realizada por los empleados públicos en la crisis económica.
CSI-F considera que en el nuevo contexto económico que apunta el Ejecutivo, las administraciones públicas también deben favorecer el crecimiento y la creación de empleo de calidad.

Los empleados públicos hemos cargado sobre nuestras espaldas el ahorro en los mercados financieros, en forma de quita de paga extra, congelación salarial y merma de las plantillas. Por tanto, ahora que se van a trasladar los efectos de este ahorro a las comunidades autónomas con nuevas medidas de financiación, es hora de compensar a nuestro colectivo con una mejora en las plantillas y en nuestras nóminas.

Los empleados públicos fueron uno de los primeros colectivos en sufrir los efectos de la crisis, con el decreto de Zapatero de 2010, y no vamos a consentir que sean los últimos en salir de ella.

Por otra parte, CSI-F valora de manera positiva el mensaje navideño del Rey y pide a nuestros gobernantes que tomen buena nota de las palabras del monarca cuando señala la necesidad de regenerar nuestra vida política, recuperar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones y garantizar nuestro Estado del Bienestar.

Para ello, los empleados públicos, independientes, imparciales, valorados y dignificados en su labor social, deben ser una pieza fundamental. El personal de la Justicia, la Sanidad, la Educación, Servicios Sociales, Seguridad del Estado, administrativos, carteros, empleados de ayuntamientos, etc., son fundamentales para regenerar la vida pública y garantizar el Estado del Bienestar y de Derecho que siempre ha sido seña de identidad de nuestras democracia.

Por tanto, emplazamos a Gobierno y comunidades autónomas que empiecen a diseñar una hoja de ruta para la recuperación de las condiciones laborales perdidas y establecer un marco de negociación que pase por:
- Análisis de las necesidades de las plantillas y creación de empleo.
- Recuperación del poder adquisitivo.
- Recuperación de los días por asuntos propios.
- Desarrollo de la carrera profesional, evaluación de desempeño, movilidad.
- Recuperación de los cauces de negociación rotos durante estos años y retomar el Diálogo Social en el ámbito del empleo público, tal y como está sucediendo en el ámbito privado.