CSI·F pide acabar en los Presupuestos de 2015 con la Tasa Cospedal del 3% para los empleados públicos
01 de Diciembre de 2014

Tras publicarse el sueldo de los altos cargos de C-LM

Para el sindicato independiente sería una cuestión de dignidad hacia uno de los colectivos más castigados por la crisis. Las sustanciosas y variadas retribuciones de los políticos y altos cargos de Castilla-La Mancha contrastan con la aplicación, un año más, de la rebaja salarial autonómica del 3% para 70.000 empleados públicos

CSI·F insiste en demandar que se acabe con la rebaja salarial autonómica del 3%, una discriminación exclusiva de los empleados públicos de la JCCM, sin parangón en ninguna otra administración pública española, sea estatal, autonómica o local.
Para el sindicato sería inadmisible que 70.000 empleados públicos, en su mayoría docentes y sanitarios, volvieran a sufrir en el 2015 el hachazo salarial que supone mantener la Tasa Cospedal. Se seguiría penalizando a miles de funcionarios, laborales y estatutarios que realizan un magnífico trabajo para los ciudadanos y que entraron en la función pública tras procesos selectivos que garantizaban los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad.
Para CSI·F, los negros nubarrones que en los Presupuestos de C-LM siguen amenazando a los empleados públicos contrastan con la publicación durante los últimos días de los sustanciosos sueldos que ganan miembros del gobierno y algunos diputados o las desmesuradas retribuciones que perciben, por ejemplo, el director de Rtvcm, el gerente del SESCAM o el síndico de cuentas.
El sindicato señala que por una cuestión de justicia y dignidad, la Tasa Cospedal del 3% de los empleados públicos está reñida con el cobro de los miles y miles de euros que perciben algunos diputados y altos cargos (por encima de 70.000 u 80.000 euros), en distintos conceptos (por cargo y por tener un escaño), además de dietas e indemnizaciones y por diferentes organismos o administraciones (por ejemplo, por las Cortes y el Ayuntamiento).
Por último, CSI·F señala que el Gobierno de C-LM sólo tiene un gesto de reconocimiento a los empleados públicos cuando, en un acto de clara solidaridad, estos recogen en dos semanas y en distintas sedes de la Administración una tonelada de productos básicos para el Banco de Alimentos.
1 de diciembre de 2014