Castilla –La Mancha, con un 0´54%, en la zona positiva de variación anual de ocupación, según los datos de la EPA de hoy
23 de Enero de 2014


El dato de 10,400 parados menos en nuestra Comunidad, indica una evolución positiva, pero escasa, del empleo.


Los datos de la EPA, encuesta de población activa, que se acaba de difundir por el INE, señala tasas de actividad en nuestras provincias que van desde la más alta, 63,67% en Toledo, hasta la más baja, 54,17% en Cuenca, pasando por el 63,31% en Guadalajara, el 55.14% en Albacete y el 54,41% en Ciudad Real, que conforman una media del 58,63% de ocupación en la Comunidad.

Cualquier dato positivo, que refiera reducción del paro, es bueno, pero los 286,100 parados de Castilla –La Mancha, un 29,16%, no permiten el exultante optimismo, aunque sí la esperanza; Castilla –La Mancha tiene que resolver esta situación si quiere afrontar su despegue económico con posibilidades.

Nuestro porcentaje de paro, 29,16%, un 3,13% superior al nacional, 26,03%, nos sitúa entre las Comunidades con más paro de España; sólo tienen peores datos porcentuales Extremadura, Canarias, Andalucía, Ceuta y Melilla; estamos en el grupo con peores cifras.

Una vez más, decimos al gobierno regional y, en particular a la Consejería de Empleo, que con estos datos y situación no caben valoraciones exultantes, como las que hizo la Consejera el mes pasado ante un dato positivo, concreto y estacional, sobre el empleo regional; con tal número de desempleados castellano-manchegos, no hay lugar para la euforia, que correspondería, más bien, a actitudes políticas partidistas.

Se ha de valorar seria y verazmente la situación y poner todo el empeño en la lucha eficaz contra el paro, máxima prioridad del gobierno regional, ya que el desarrollo de Castilla- La Mancha no es posible con este pesado lastre y drama del desempleo.

También hemos de hacer referencia en que en los datos del desempleo no constan tantos que, desde el desánimo y la nula confianza en la posibilidad de encontrar trabajo, no están en listas ni estadísticas, así como aquellos jóvenes, bien preparados, que se ven obligados a buscar trabajo en el extranjero. ¿Qué perspectivas puede tener un país, que ha invertido en formar a sus generaciones, para que luego tengan que aportar su valía y esfuerzo fuera de España?.

CEA de CSI-F en Castilla –La Mancha.