CSI-F solicita una ley que regule el acceso de los altos cargos a las oposiciones
22 de Enero de 2014

Tras el escándalo de la ex Consejera de Extremadura

El sindicato independiente señala que la ex consejera socialista de Sanidad extremeña consiguió una plaza que ella misma convocó. Ajustarse a los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad, junto con la participación de Tribunales elegidos por sorteo y la presencia sindical serían garantías de mayor transparencia y ecuanimidad en el acceso a la función pública

CSI-F, como sindicato más representativo en las administraciones públicas, se reitera en su postura de pedir una ley que regule que los altos cargos de la administración no puedan presentarse a cualquier proceso selectivo público que haya convocado o gestionado el gobierno que les nombró.
De esta forma se evitarían sospechas sobre la limpieza de los procesos selectivos de la función pública como en el del caso de la ex Consejera de Sanidad, María Jesús Mejuto, y otros muchos casos que surgen en distintas administraciones locales y autonómicas.
CSI-F cree que los altos cargos de cualquier administración pública no deben dañar la imagen de los empleados públicos y tienen que ser los garantes de que los procesos selectivos transcurran con total transparencia y queden fuera siempre de tintes políticos. No se debe olvidar que en cualquier oposición participan miles de personas que hacen un esfuerzo personal intelectual y físico, además de económico, muy importante.
CSI-F siempre será partidario de que cualquier proceso selectivo de empleo público esté condicionado por los principios constitucionales de mérito, igualdad y capacidad. Del mismo modo señala que una regulación más estricta de las incompatibilidades, la confección de Tribunales elegidos por sorteo y la presencia de representantes sindicales serían garantías para incidir en una necesaria mayor transparencia en oposiciones y procesos selectivos.
CSI·F pedirá que mientras se realice la Ley, en todas las Administraciones Públicas se implanten medidas y garantías para evitar escándalos que son una vergüenza para los ciudadanos e indignan sobremanera a los empleados públicos que han sufrido en sus carnes procesos selectivos en dura competencia pero, siempre, en condiciones de igualdad.

22 de enero de 2014