CSI·F denuncia que el plan para acabar con el déficit vuelve a basarse en recortes de empleo
04 de Noviembre de 2013

Remitido por el Gobierno a Bruselas

El sindicato independiente informa que los ajustes han fulminado en dos años a 400.000 empleados públicos.El Gobiernose ha comprometido con Bruselas a reducir en 20.000 millones de euros el coste asociado a la remuneración de los empleados públicos. CSI·F rechaza que el empleo público constituya la principal herramienta de ajuste del déficit



CSI·F informa que en los últimos doce meses la pérdida de empleo público ha sido de 161.100 puestos de trabajo. Se trata de un nuevo y severo ajuste del empleo en las Administraciones Públicas donde en los dos últimos años se han perdido 390.000 puestos de trabajo (534 cada día).

CSI·F resalta que la destrucción de empleo público se ha concentrado enteramente en trabajadores de las Administraciones Públicas (388.300 que entraron por oposición u otro proceso selectivo bajo los parámetros constitucionales de igualdad, mérito y capacidad), con una pérdida casi anecdótica en las empresas públicas.

CSI·F denuncia que el ajuste en ese campo está lejos de haber terminado ya que el Gobierno prevé que a la altura de 2016 el gasto asociado al pago de las nóminas de los empleados públicos se haya reducido en cerca de 20.000 millones de euros, un 16% menos del nivel alcanzado en el año 2012.
CSI·F señala que son datos recogidos en el documento que el Gobierno envió a Bruselas para detallar el modo en que España preveía devolver en un periodo de cuatro años sus cuentas públicas a un nivel por debajo del 3% del Producto Interior Bruto. En el citado documento el Gobierno indica que el capítulo de “remuneración de asalariados” de las Administraciones Públicas caerá en ese periodo desde los 115.213 millones de euros registrados en 2012 hasta el entorno de los 94.000 millones.
El sindicato independiente indica que se trata de una bomba de relojería para los empleados públicos si se tiene en cuenta que el recorte del 5% de Zapatero en 2010 apenas sirvió para reducir el gasto de este capítulo en 2.000 millones de euros y que la suma en 2012 de la supresión de la paga extra de Navidad y la desaparición de 200.000 empleos supuso una caída del gasto de menos de 8.000 millones.
CSI·F teme a la vista del documento remitido a Bruselas (donde los recortes en el ámbito del empleo público constituyen la principal herramienta de ajuste del déficit) que persistirá durante los próximos años la tasa cero de reposición de vacantes, las reducciones de plantillas de empleados públicos –prevén unos 15.000 anuales- y la disminución de interinos y contratados temporales.