CSI·F abandona la mesa general de negociación ante el inmovilismo negociador de la administración
17 de Septiembre de 2013

La Junta de Comunidades se niega a negociar

  • Los responsables de la Dirección General de la Función Pública de Castilla-La Mancha rechazan cualquier tipo de modificación en la Ley de Empleo Público
  • Sólo aceptan renunciar a los complementos retributivos para altos cargos, y únicamente por el coste político que les supondría mantenerlo

Los representantes de CSI·F acaban de abandonar la reunión convocada de la Mesa General de Negociación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha dado que los representantes de la Administración regional se han limitado a informar de sus propuestas y han negado sistemáticamente cualquier tipo de negociación sobre sus propuestas iniciales, excepción hecha del complemento de alto cargo, al que renuncian por la presión ejercida desde CSI·.F con anteriores gobiernos, y la percepción negativa en la opinión pública.
El sindicato CSIF acaba de abandonar la Mesa General de Negociación, convocada hoy para abordar la modificación de la Ley 4/2011, de 10 de marzo, de Empleo Público de Castilla-La Mancha, a través del Anteproyecto de Ley de Acompañamiento a los Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para 2014.
Ante el inmovilismo y actitud intransigente a dialogar o negociar las modificaciones propuestas por las centrales sindicales, CSIF, junto a los otros dos sindicatos regionales, a excepción de ANPE/SATSE, ha tomado la decisión de abandonar la Mesa, porque no se les había citado para buscar el consenso, sino para “informarles” unilateralmente de las decisiones tomadas por el Ejecutivo regional, y rechazadas previamente por los representantes de los trabajadores.
La negativa de CSIF a aceptar las propuestas del gobierno regional vienen motivadas por la decisión de aquellos de endurecer la regulación sobre Incapacidad Temporal, mantener una Relación de Puestos de Trabajo que favorece la discriminación negativa y la asignación de puestos sin la obligada concurrencia de los principios de igualdad, mérito y capacidad, reducir las unidades electorales y las del servicio de salud, con el fin de debilitar el papel de control de los sindicatos y su defensa de los derechos laborales, así como la desaparición de la Junta de Personal de los Servicios Centrales.
El único punto en el que han cedido ha sido renunciar a la aprobación de los complementos retributivos para los que hayan ostentado altos cargos o cualquier otra designación política y tengan que reintegrarse a su puesto de funcionario, sin duda por los numeroso aspectos negativos que ello conlleva, cuando se reducen sueldos de los empleados públicos y se sigue destruyendo empleo en la administración.
En definitiva, CSIF lamenta la actitud del gobierno de Castilla-La Mancha y se pregunta hasta cuándo va a seguir perjudicando a los trabajadores y recortando sus derechos laborales.-