CSI·F denuncia que la inmensa mayoría de las ayudas públicas se han destinado a los bancos
16 de Septiembre de 2013

Según Informe de la Comisión Nacional de la Competencia

Desde hace varios años, con Gobiernos del PSOE y del PP, las ayudas públicas están terminando de manera mayoritaria en Bancos y Cajas de Ahorros. El sindicato independiente señala que así queda demostrado en los informes de la Comisión Nacional de la Competencia que marcan una tendencia clara y consolidada.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) denuncia, en base al Informe elaborado por la Comisión Nacional de la Competencia, que el 94’5% de las ayudas públicas concedidas en 2011 se destinaron al sector financiero. Las ayudas a bancos y cajas de ahorro para superar la crisis financiera (garantías, medidas de liquidez y recapitalización, etc.) son, de lejos, la partida más relevante.

El sindicato independiente ha comprobado, también, que las ayudas públicas siguen una tendencia de disminución de su volumen durante los últimos años. No obstante, es evidente que estas ayudas del Estado siguen siendo muy importantes ya que se acercan, todavía hoy, al 8% del Producto Interior Bruto.

CSI·F recuerda que este tipo de medidas de intervención pública persiguen objetivos de interés público y que el diseño y concesión de las mismas debe estar controlado y regulado por parte de los poderes públicos. Por lo tanto, creemos que no pueden estar influidas tanto por el sector financiero.

El sindicato independiente se pregunta qué ha pasado con el resto de ayudas de Estado. CSI·F considera que la excusa de evitar el colapso financiero del sistema no justifica que disminuyan escandalosamente las ayudas regulares que son las destinadas a la industria y los servicios, la agricultura y la pesca y los transportes.

Por último, CSI·F desvela que las últimas informaciones económicas revelan que el Gobierno buscará nuevas y enrevesadas fórmulas para seguir realizando aportaciones a Bancos y Cajas de Ahorro. Mientras tanto, el crédito sigue sin llegar a ciudadanos, autónomos y pequeños y medianos empresarios españoles.