CSI·F ve difícil apoyar el anteproyecto de ley de acompañamiento a los presupuestos generales de la junta de comunidades de Castilla-La Mancha
12 de Septiembre de 2013

Máximo pesimismo

  • Mañana se celebra Mesa General de Negociación en la Comunidad Autónoma
  • El texto remitido al sindicato plantea una modificación unilateral y no consensuada de la Ley de Empleo Público de Castilla-La Mancha
  • Se favorece el enchufismo, se reducen los mecanismos de control laboral, se crean complementos retributivos para altos cargos, continua una perjudicial y discriminatoria normativa de IT y se mantiene la rebaja del 3% a todos los empleados públicos.

Los representantes de CSIF acudirán mañana a la reunión convocada de la Mesa General de Negociación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha con muchas dudas de que los responsables regionales quieran negociar el Anteproyecto de Ley de Acompañamiento a los Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades porque el texto remitido al sindicato indica todo lo contrario, al plantear cuestiones ya debatidas y posicionadas claramente en contra de los postulados defendidos por CSIF.


El sindicato CSIF, y resto de componentes de la Mesa General de Negociación, han sido convocados mañana a la reunión de la citada Mesa, que contempla en el orden del día la modificación de la Ley 4/2011, de 10 de marzo, del Empleo Público de Castilla-La Mancha, incluido en el Anteproyecto de Ley de Acompañamiento a los presupuestos generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para el 2014.
A priori, desde CSIF se anuncia su voto contrario a las modificaciones propuestas, puesto que:
- Se endurece todavía más la regulación sobre Incapacidad Temporal, la peor con diferencia de toda España.
Se mantiene una Relación de Puestos de Trabajo que favorece la discriminación negativa y la asignación de puestos sin la obligada concurrencia de los principios de igualdad, mérito y capacidad.
- Se reducen las unidades electorales y las del servicio de salud, con el fin de debilitar el papel de control de los sindicatos y su defensa de los derechos laborales, así como la desaparición de la Junta de Personal de los Servicios Centrales.
- Se crean complementos retributivos para los que hayan ostentado altos cargos o cualquier otra designación política y tengan que reintegrarse a su puesto de funcionario (los anteriores complementos vitalicios de los privilegiados). En este último punto se cambia el sistema, pero vuelve a premiarse a aquellos que han prestado servicio a la causa mediante la concesión y aumento de los niveles hasta alcanzar el máximo del grupo al que pertenecen. Además, ofrecen la posibilidad de acogerse a estos privilegios a los altos cargos que lo fueron con los gobiernos del PSOE, lo que deja en evidencia las declaraciones de intenciones manifestadas por el actual gobierno regional, y los apaños entre la casta política.
CSIF entiende que la Mesa General Negociadora no se ha convocado para alcanzar consenso alguno, sino para informar de las decisiones ya tomadas y que vuelven a perjudicar claramente a los trabajadores, a los que se les seguirá manteniendo la rebaja salarial del 3% otro año más, sumando ya tres ejercicios de constante y mantenida pérdida del poder adquisitivo.
El sindicato, ante lo que parece un planteamiento de hechos consumados, asistirá a la Mesa General con el mayor pesimismo posible, donde se abre la veda para una Relación de Puestos de Trabajo que recogerá puestos dotados y no dotados, favoreciendo el ocultismo y los nombramientos de carácter político.
La modificación que plantea el gobierno regional en cuanto a la normativa sobre Incapacidad Temporal resulta mucho más lesiva que las negociaciones que se han llevado a cabo durante los últimos meses y que acabaron sin acuerdo, precisamente por la postura inflexible de la Junta de Comunidades.
Por otro lado, el hostigamiento del gobierno regional sobre las centrales sindicales queda de manifiesto en la intención de reducir las unidades electorales a una por provincia, así como las del servicio de salud, lo que en la práctica supone una drástica reducción de los mecanismos de control de los derechos de los trabajadores.
Y por último, CSIF también critica que mañana se presente el decreto por el que se regula el procedimiento de integración del personal funcionario al servicio de las instituciones sanitarias en el régimen jurídico estatutario del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, claramente restrictivo y poco flexible, pues establece que aquellos sanitarios locales que no se integren voluntariamente en el SESCAM como personal estatutario quedarán como personal administrativo en el organigrama de la Junta de Comunidades, desempeñando labores que nada tienen que ver con su trabajo y su carrera laboral, y para los que desconocemos que plazas se les ofertarán.
En definitiva, CSIF no entiende por qué no se avanza en la negociación prácticamente cerrada de la Ley de Empleo Público, salvo el escollo de la IT, y se opta por este enjuague de ley de acompañamiento donde se incluye aquello que le interesa a esta administración. Por tanto no espera –salvo sorpresa- ningún avance de la Mesa General Negociadora de mañana, sino todo lo contrario, acostumbrados como están sus representantes a no estar dispuestos a alcanzar acuerdos y apostar por el consenso, razones que siempre defiende el sindicato y que considera fundamental para avanzar en la consecución de objetivos comunes para la administración y los trabajadores.-