Debate sobre el Estado de la Región: Triunfalista intervención de la presidenta
06 de Septiembre de 2013

La presidenta Cospedal, apoyada con profusos aplausos de su grupo, ha desgranado un rosario de optimistas propósitos, que dibujan prometedoras expectativas para Castilla –La Mancha y también ha presentado, con triunfalismo, actuaciones del gobierno. No nos duelen prendas de reconocer pasos positivos respecto a la morosidad y al endeudamiento de las Administraciones Públicas y sobre el reequilibrio y saneamiento de las cuentas de la Junta, la mejora de exportaciones, el cambio de política hidráulica o de vivienda o las garantías (PAC) resultantes de las políticas desarrolladas por la Consejería de Agricultura, entre otros logros.

No hubo referencia a la falta de las actuaciones prometidas sobre a la televisión regional o las empresas públicas y fundaciones y, además, desde CSI-F echamos en falta las oportunas justificaciones sobre el incumplimiento de las garantías que dieron para la Función Pública y para TODOS sus trabajadores; los programas se han de cumplir y, si no fuera posible, por causas insalvables, se ha de explicar y justificar, además de disculparse y comprometerse a su cumplimiento cuando mejoren tales circunstancias.

Previo al debate, desde CSI-F difundimos nuestra propuesta y esperanza, podría haber sido buena ocasión, para acabar con algunas medidas que hacen que los empleados públicos de Castilla –La Mancha seamos los peor tratados del Estado Español. Esperábamos el compromiso de la presidenta para la recuperación de ese descuento del 3%, aplicado en las retribuciones de los empleados públicos de la Región y para la supresión de la injusta normativa sobre bajas de IT, incapacidad transitoria, la peor de España.

A pesar de las buenas intenciones, garantías y convicciones manifestadas sobre la importancia de servicios públicos para el futuro de nuestra Región, a los trabajadores de la Administración siempre se nos ha pedido el esfuerzo y se nos han aplicado los ajustes y recortes, “una cosa es predicar y otra, dar trigo”. Es hora de que cambie la actitud y trato hacia los trabajadores públicos; echamos en falta ese compromiso motivador para acabar con esta injusticia comparativa.

Compartimos la preocupación, que ha expresado la presidenta, por el paro y también su convicción de que hay que apostar por la Educación para ganar el futuro pero la realidad no va en la misma dirección; los datos de desempleados no generan optimismo y, si valoramos estos dos conceptos, vemos como nuestros jóvenes, en los que se ha invertido en su formación, que han recibido esa Educación para ganar el futuro, tienen que buscarlo fuera de España porque aquí sólo tienen desesperanza y desilusión. No se puede permitir esta sangría, la pérdida de recursos humanos de calidad, salvo que se asuma que el futuro está perdido.

La presidenta ha recurrido con reiteración al discurso de la “herencia recibida”, que en CSI-F compartimos y criticamos, ahora y durante los dos gobiernos socialistas que nos llevaron a una quiebra producida por el derroche, por el gasto desenfrenado, por las malas prácticas de gobierno, pero consideramos que esa tesis ha quedado invalidada por la inacción del gobierno regional: no se han buscado responsabilidades por tantos derroches, desde el clientelismo y presuntas prevaricaciones y cohechos, ¿por qué los presuntos “benefactores” y “beneficiarios” no asumen ni pagan por sus responsabilidades?; el dinero que tendrían que devolver podría evitar algún recorte en servicios o a los trabajadores. Ese discurso, si no se obra en consecuencia, ya no se justifica.

COMITÉ EJECUTIVO DE CSI-F/CLM.