Buenos datos de paro, que no nos pueden ocultar que estamos en cifras inasumibles
25 de Julio de 2013

Aunque estemos en fechas de buen comportamiento del empleo, generalmente, es un buen dato que en el segundo semestre, el número de parados se haya reducido en 225.200 sobre el primero; lo que nos lleva a una tasa nacional del 26,26%.

En Castilla –La Mancha, con 11.200 parados menos, supone que tenemos 299,900 desempleados menos en nuestra Comunidad, situándonos en un porcentaje de 30,29%.

Los meses seguidos de disminución de las cifras de paro nos alegran y nos esperanzan; ojalá empecemos a salir de esta dramática situación, nunca saldremos de la crisis sin resolver el paro, y se empiecen a vislumbrar mejores tiempos, pero no debemos cerrar los ojos, hemos de ser conscientes de la gravedad de la situación: el 26,26% es un dato muy negativo y no digamos el 30,29% de Castilla –La Mancha; es dramático, inasumible; es preciso que estos datos vayan mejorando mes tras mes.

El comportamiento por provincias en nuestra Región es desigual: baja en tres provincias, Albacete, 6.400, Ciudad Real, 5.900 y Guadalajara, 2.800; mientras que sube en Cuenca, 1.600, y Toledo, 2.300; además, esta provincia, tiene el mayor porcentaje en nuestra Comunidad, 32,50%; son datos que, sin perder la esperanza, no nos pueden confiar sino que nos han de estimular en el empeño de mejorar esta dramática situación.

También hemos de considerar otros datos que no nos permiten el optimismo de decir, o creer, que se está saliendo de la crisis, por mucho que lo deseemos; nos ponen los pies en el suelo, mostrándonos la realidad:

La bajada del paro no se corresponde con las altas a la Seguridad Social que, precisamente, en Castilla –La Mancha descienden sistemáticamente, por lo que podemos inferir que hay otras causas diferentes a la de encontrar empleo, que sustentan estos buenos datos: salida al extranjero, cursos de formación, inscripción en empresas de trabajo temporal, etc.

No disminuyen las cifras en lo que se refiere a parados de larga duración y también hemos de señalar que la recuperación de empleos se produce en la empresa privada, subiendo un 0,8% en contratos temporales y bajando un 0,5% en los indefinidos, este aspecto no es positivo.

En la Administraciones Públicas se mantiene la sangría, no se cambia de dirección en la destrucción de puestos de trabajo, con el consiguiente deterioro de la calidad de Servicios Públicos fundamentales, lo que supone que sean los trabajadores públicos y los ciudadanos y trabajadores, en general, a quiénes siempre se les piden los sacrificios.

Pedimos a nuestro gobierno regional el ejemplo motivador de austeridad en tantos sitios en los que se puede recortar o suprimir, que todos sabemos, y que, con la presidenta Cospedal a la cabeza, tenga total dedicación, empeño, esfuerzo y compromiso para sacar a nuestra Región de tan lamentable posición en este drama del desempleo.