30-12-2011:CSI-F rechaza la congelación salarial de los empleados públicos para 2012
30 de Diciembre de 2011

La sucesión de recortes y congelaciones supone una pérdida de poder adquisitivo por encima del 20% y va a lastrar la economía y el empleo.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) rechaza que en su primer ajuste presupuestario, el Gobierno haya incluido la prórroga de los presupuestos que conlleva la congelación del salario de los empleados públicos.

La congelación salarial que tiene carácter básico y es de obligado cumplimiento para todas las Administraciones Públicas del Estado, está recogida en el decreto ley de medidas económicas urgentes. Para CSI·F, supone el cuarto recorte salarial que en los últimos meses han sufrido más de 70.000 empleados públicos en Castilla-La Mancha.

El sindicato independiente recuerda que los empleados públicos tuvieron con Zapatero un recorte en sus nóminas de un 5% de media en el 2010 y fueron congelados en ese umbral en el 2011. Luego Cospedal aplicó otra rebaja de un 3% para los más de 70.000 trabajadores de la JCCM y, ahora Rajoy, vuelve a aplicar una nueva congelación en las retribuciones de 2’6 millones de empleados públicos.

Para CSI·F, la sucesión de recortes y congelaciones junto a una alta inflación, supone una importante pérdida de poder adquisitivo por encima del 20%. El sindicato recuerda que en las AA.PP. hay muchos mileuristas y que en, numerosas ocasiones se está reduciendo escandalosamente el único sueldo que entra en miles de familias de toda Castilla-La Mancha.

CSI·F rechaza que se haya aprobado reducir a cero la tasa de reposición del sector público, salvo el 10% en Educación, Sanidad, Lucha contra el fraude fiscal y en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El sindicato destaca que esta medida perjudica el empleo y puede provocar que miles de interinos aumenten significativamente las cifras del paro.

CSI·F resalta que estos nuevos ajustes deprimirán más la economía si no van acompañadas de medidas que generen crecimiento y empleo. En nuestra Comunidad, la sucesión de recortes, tendrá un impacto evidente en el comercio y el desarrollo económico. Por último, CSI·F insiste en que los empleados públicos no son los causantes de la crisis y exige que paguen los verdaderos culpables.