CSIF y varias asociaciones vecinales demandan instalaciones alternativas para el centro de Salud Constitución
El sindicato denuncia que en 4 meses no se ha rehabilitado el actual edificio y los vecinos están hartos de desplazarse hasta Palleter
31 de Julio de 2020

El sindicato CSIF asegura que la medida adoptada por la conselleria de Sanitat de derivar hasta las instalaciones médicas de Palleter, a los pacientes del centro de Salud Constitución, cerrado por no cumplir con las medidas de seguridad recomendadas en la crisis del COVID19, no está contentando ni a pacientes ni a profesionales.

La central sindical explica que recibe números quejas de trabajadores y usuarios relativas a la organización de la atención sanitaria de estos consultorios. El CS Constitución se encuentra cerrado desde la declaración de Estado de Alarma, remitiéndose sus pacientes al CS Palleter. “Se da la circunstancia- comenta CSIF- de que en Palleter ya hay asignados 18.377 pacientes adultos y 3.408 de pediatría, y a este centro de salud atiende ahora a sus SIP más los 8.089 adultos y 934 niños procedentes de Constitución, unas cifras que no son asumibles en sus instalaciones”.

CSIF critica que no hay consultas para todos los profesionales sanitarios (los profesionales de Constitución acuden a trabajar a Palleter) con lo que la ocupación de las mismas genera desorganización. “los pacientes son los otros grandes perjudicados, ya que como mínimo tienen que desplazarse 1,5 kms y suelen ser personas mayores y residentes en el centro de Castellón”.


El centro de salud de Constitución “no se ha abierto porque la administración no lo ha querido rehabilitar en 4 meses de crisis” subraya CSIF, que tras haber denunciado en los últimos años el deplorable estado de sus instalaciones, opina que “la administración tiene como objetivo aprovechar este desconcierto para prescindir del centro de salud, si no, no se entiende”. El sindicato recuerda que Constitución da servicio a una zona clave de la capital de La Plana y “se han abierto consultorios con condiciones igual de discutibles por las que este se mantiene cerrado”. La central sindical ha defendido durante los últimos dos años que Constitución requiere de una reforma total o, en su defecto, un traslado a unas nuevas instalaciones en el mismo barrio.

CSIF denunció incluso la aparición de ratas en las consultas, problemas con las aguas fecales y deficiencias de accesibilidad, sin embargo, la administración renovó el contrato de alquiler del local y no ha acometido las obras oportunas.

Los ciudadanos afectados por esta ‘desatención sanitaria’ en su propio lugar de residencia, se han sumado a CSIF en sus reivindicaciones a la Gerencia del Departamento de Salud de Castellón, en las que el sindicato, la Asociación de vecinos Plaza Constitución y la Asociación de Vecinos Virgen de Lledó piden a los responsables del área de salud, la apertura de este centro, cumpliendo con los actuales criterios de seguridad e higiene, o en una nueva ubicación a la mayor brevedad posible.